Indiana, New Orleans y Sacramento siguen sin ganar

La temporada no ha hecho más que empezar, pero ya hay varios equipos que comienzan a ver el ganar como una necesidad imperiosa. Indiana , New Orleans y Sacramento son en estos momentos los únicos equipos que no saben lo que es lograr una victoria en el curso 2019-20. Si bien la situación de cada uno es particular, seguro que todos pensaban que la primera semana de competición sería menos dura para ellos.

Indiana

Empezamos por Indiana Pacers. Sin que los rivales hayan sido de gran calado –dos partidos contra Detroit y uno ante Cleveland–, los de Indianapolis se han mostrado incapaces de sumar un solo triunfo; si bien en el último encuentro contra los tuvieron hasta tres oportunidades para ponerse por delante en los últimos segundos. T.J. Warren falló y certificó el 0-3, un oscuro inicio de año que solo han vivido los Pacers tres veces en 20 años.

Quedan por delante 79 partidos, tiempo de sobra para que la campaña vaya por los derroteros que pretenden en Indianapolis, pero ello no esconde que están fallando bastantes cosas en el equipo. La más sorprendente, dado que continúan bastantes jugadores y que Nate McMillan lleva ya bastantes años al frente del banquillo, es que el nivel defensivo esté muy lejos de lo acostumbrado. Así, si el curso pasado fueron el tercer mejor equipo en puntos recibidos por cada 100 posesiones, en estos momentos ocupan la posición 25ª.

Cierto es que por el momento los Pacers están jugando sin su gran estrella. Victo Oladipo sufrió una grave lesión en su rodilla derecha mediado el pasado curso de la cual aún no se ha recuperado. La postura de Indiana es la de mantener la calma para que regrese al cien por cien, ya que entienden que hay plantilla para ir sumando triunfo mientras se le espera. Con incorporaciones como Malcolm Brogdon o T.J. Warren debería ser así, pero por ahora no lo están demostrando.

New Orleans

Aquí estamos obligados a hablar de mala suerte. Tras el hype vivido en verano con el traspaso de Anthony Davis (por quien llegaron principalmente Brandon Ingram y Lonzo Ball), la elección como número 1 del Draft de Zion Williamson y fichajes importantes en la agencia libre como J.J. Redick, todo se ha ido desmontando a base de lesiones y rivales de cierto nivel (Toronto, Dallas, Houston y Golden State).

Aunque en New Orleans están de reconstrucción, la realidad es que esta se ha dado de un modo que hacía presagiar un buen año para los Pelicans. Sabemos del gran nivel del Oeste, pero si Alvin Gentry lograse conjuntar todo el talento que han puesto en sus manos, las victorias no deberían ser una cruz para ellos. Claro, que sin Zion además de haber perdido el último día a Jrue Holiday y Derrick Favors, todo se complica.

Para acabar, no debemos pasar por alto que pese a las derrotas, solo se han visto claramente superados el último contra los Warriors. En el partido inaugural forzaron la prórroga ante los Raptors y posteriormente vivieron finales apretados con Mavericks y Rockets. Si les acompaña un poco la fortuna, deben remontar el vuelo más pronto que tarde.

Sacramento

En la capital de California el golpe está siendo duro. El año pasado fueron novenos de la Conferencia Oeste y ahora se veían con posibilidades de codearse con quienes pelean por playoffs. La realidad está siendo bien distinta. En su caso ya no es que se acumulen las derrotas, sino que literalmente han recibido palizas en la primera semana de competición. Phoenix Suns les venció por 29 puntos y Utah Jazz por 33…

En su caso las bajas no terminan de ser una excusa. Es verdad que no cuentan con Marvin Bagley, pero el resto de sus piezas principales –Buddy Hield, Bogdan Bogdanovic, De’Aaron Fox o Harrison Barnes– están jugando. Pese a ello, parecen muy lejos del nivel que se les presuponía sin que se atisbe una solución sencilla. Por ahora son el segundo peor ataque de la NBA con unos pobres 94,3 puntos por cada 100 posesiones.

(Fotografía de Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

¿Dónde está Mike Conley?

Minnesota quiere mejorar su puesto de base y podría buscar un traspaso

Siguiente