Indiana sigue en racha pese a un Embiid histórico

Los Indiana lograron su sexto triunfo consecutivo al imponerse en Philadelphia por 101-113. El cuadro de McMillan es actualmente el segundo equipo más en forma de la NBA tras los Boston Celtics, y la lograda en el Wells Fargo Center es seguramente la victoria de más prestigio de esta racha, pues les convierte en el tercer equipo que derrota a los en su pabellón. Antes, lo hicieron los Cleveland Cavaliers y los Brooklyn Nets, quienes lo lograron el pasado miércoles.

Indiana escala de esta forma hasta el tercer puesto del Este, a solo medio partido de los Bucks, a quienes derrotó con contundencia esta misma semana. Philadelphia, por el contrario, cae a la quinta posición, aunque el margen en esta zona de la tabla es realmente estrecho, pues entre Milwaukee, segundo, y los Sixers hay solo un partido de diferencia.

Todo empieza atrás

No sorprende a nadie la afirmación de que los Pacers están cimentando su buen estado de forma en su defensa. Durante esta racha de victorias, el conjunto de Indianápolis está cediendo tan solo 96,6 puntos por cada 100 posesiones, lo que le convierte en el mejor equipo del campeonato en este sentido con cierta diferencia. Anoche, especialmente en la segunda parte, crearon una red defensiva inexpugnable, lo que les permitió remontar tras una primera mitad sin demasiado brillo.

Como ante Milwaukee, se erigió como figura de referencia en ambos aros. Con 26 puntos, fue el máximo anotador de los suyos, y redondeó sus estadísticas con 10 rebotes y 5 asistencias. Además, cumplió a la perfección en todos sus emparejamientos defensivos, firmando otro gran encuentro y consolidando su excelente estado de forma.

Junto a él destacaron , autor de 14 puntos y 16 rebotes (igualando el récord de su carrera), y Bojan Bognadovic, que se fue hasta los 18 tantos con un 3/5 en triples. Por su parte, firmó 14 puntos y 9 asistencias en su segundo partido tras la lesión, y tuvo un papel especialmente importante en los minutos finales, donde actuó como líder del equipo a la hora de generar situaciones en ataque para cerrar el partido con comodidad.

Embiid, histórico e insuficiente

En los locales, fue con diferencia la figura más destacada. El pívot camerunés llevó un paso más allá los descomunales registros a los que nos tiene acostumbrados, y acabó el choque con 40 puntos y 21 rebotes, cifras que le hacen pasar a la historia de la franquicia. Solo Charles Barkley y Wilt Chamberlain pueden presumir de haber hecho algo así con la camiseta de los 76ers.

Embiid, no obstante, terminó el partido con un sabor agridulce. Si bien sus números fueron sobresalientes, su rendimiento bajó notablemente en la segunda parte (estaba en 28 puntos y 14 rebotes al descanso), y se le vio mucho más incomodado por la defensa de los Pacers. Indiana se cerró casi por completo sobre él, y fue poco a poco sacándole del choque hasta acabar por completo con un dominio que llegó a ser apabullante en algunos tramos.

Esta es la segunda vez en lo que va temporada que los de Brett Brown encadenan dos derrotas consecutivas. En esta ocasión, ha ocurrido justamente en los dos primeros partidos que se ha perdido desde su llegada, quien está siendo evaluado día a día y podría estar de vuelta el domingo en la visita a Cleveland.

(Fotografía de portada: Mitchell Leff/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

El núcleo joven de los Lakers es prácticamente intocable

Noche loca en la NBA: el traspaso a tres bandas de Ariza, anulado

Siguiente