Irving y Russell regalan un precioso duelo de bases

La montaña rusa que está experimentando D’Angelo Russell desde su llegada a la NBA encontró uno de sus puntos más altos en la visita de los en el Staples Center. El base de segundo año, de vuelta a la titularidad, firmó la mejor noche de su carrera profesional frente los campeones. Solo la presencia de dos estrellas consagradas como y LeBron James salvaron el triunfo para los Cavs por 120-125.

Números para la historia


Russell terminó con 40 puntos, incluyendo un 7/12 en triples, y 6 asistencias, especialmente motivado tras haber sido relegado recientemente por Luke Walton al puesto de reserva. La baja de última hora por gastroenteritis de Nick Young le devolvió la titularidad, y el base aprovechó la oportunidad a lo grande. De paso, se convirtió en el jugador más joven de la historia de los que alcanzaba los 40 puntos en temporada regular. Solo un novato Magic Johnson en el recordado 6º partido de las Finales de 1980 ante Philadelphia lo consiguió con menor edad.

De su mano, y de un banquillo más sólido que en los diezmados Cavaliers, llegó la oportunidad de plantar cara al vigente campeón. Cleveland, con más resistencia de la esperada, tuvo que recurrir a sus mejores armas. Tras no jugar el partido anterior ante los Clippers, el equipo de Tyronn Lue disfrutó de un Kyrie Irving espectacular (46 puntos) y de la fiabilidad de un relativamente más secundario LeBron James (34 puntos, 7 asistencias y 6 rebotes). Todo mientras Kevin Love regresaba a su mejor forma con 21 puntos y 15 rebotes.

Las estrellas decidieron


La noche, eso sí, fue accidentada para los Cavaliers. Deron Williams tuvo que retirarse al vestuario por un golpe en el pulgar izquierdo, aunque pudo volver, y Tristan Thompson se perdió el final tras recibir un codazo en la boca de Julius Randle. Si bien no acabó comprometiendo su victoria en Los Angeles, resuelta gracias a un final magistral de Irving y James (14 puntos cada uno en el último cuarto), las lesiones siguen dando sustos en Cleveland.



Pese a ello, los Cavs aseguraron matemáticamente su regreso a playoffs, buscando ahora asegurarse el primer puesto en temporada regular que les asegure factor cancha a favor hasta al menos las Finales NBA. Por su parte, los ya eliminados Lakers dejaron pese a la derrota una buena noche de baloncesto y una muestra del enorme potencial que D’Angelo Russell siempre ha tenido. El reto, desde su llegada a Los Angeles, sigue siendo hacer de estos partidos algo más que un acontecimiento aislado.


Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.