James Harden añade otro partido de época a su candidatura al MVP


Philadelphia ha vuelto a ser un equipo competitivo. En la visita de uno de los mejores equipos del Oeste, los 76ers volvieron a dar guerra con un equipo cada vez más conjuntado y con un Joel Embiid en estado de gracia. Pero Houston pudo superar el trago gracias a un James Harden espectacular. El escolta dejó otro partido para el recuerdo para que sus Rockets acabaran ganando por 118-123.

Brutal triple-doble


La resistencia de Philadelphia obligó a que Harden dejara lo mejor de su repertorio: 51 puntos, 13 rebotes, 13 asistencias. Era la segunda vez en 28 días que conseguía un triple-doble de 50 puntos, algo que ningún jugador en toda la historia de la NBA había logrado en una temporada entera. Su asociación con los jugadores interiores (21 puntos para Nene, 17 para Clint Capela) dio necesarias vías extras de anotación a los Rockets.

Y es que, enfrente, el equipo tejano se encontró con el furioso regreso de Joel Embiid. Tras una semana ausente de las canchas por unas molestias de rodilla y su ausencia del All-Star, el pívot camerunés se convirtió en una pesadilla para los Rockets. Pese a quedarse de nuevo limitado a poco más de 28 minutos, Embiid terminó con 32 puntos (incluyendo un 4/6 en triples), 7 rebotes, 4 asistencias, 3 robos y 2 tapones. Una combinación de talentos fuera del alcance de la gran mayoría de jugadores.

Unos Sixers cada vez más peligrosos

Y Embiid no fue el único Sixer que mantuvo el partido igualado. La segunda unidad, con un efectivo Gerald Henderson (13 puntos con 5/5 en tiros de campo), dejó una buena imagen ante la limitada rotación de Mike D’Antoni, quien solo dio minutos a 8 jugadores de los Rockets en todo el duelo. Afortunadamente para el equipo tejano, uno era James Harden.

Solo en los últimos 8 minutos y medio, ante la presión de los 76ers por remontar el partido ante una afición entregada, Harden anotó 17 puntos para superar la insurrección rival. Suficiente para que los Rockets cerraran su mal momento tras perder seis de los ocho partidos anteriores. En Philadelphia, la derrota dejó un mensaje positivo. Con un James Harden más humano, la victoria se hubiera quedado con toda probabilidad en casa.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.