James Harden culmina la fiesta de Yao Ming con victoria de Houston

Día muy especial para los . La franquicia tejana aprovechó la visita de Chicago para rendir homenaje a una de las máximas estrellas de su historia reciente. vio retirado su número 11 en una ceremonia a la que asistieron otros nombres ilustres de la historia de Houston como Hakeem Olajuwon, Dikembe Mutombo, Shane Battier, Tracy McGrady o Steve Francis, además del comisionado Adam Silver. Pero, en la ajustada victoria ante los Bulls por 117-121, nadie acaparó más luces que .

Lo mejor, para el final

El escolta volvió a tomar sin miedo alguno la responsabilidad en Houston, terminando con 42 puntos, 12 rebotes y 9 asistencias, aunque a costa de un 13/33 en tiros de campo. Eso sí, los Rockets sufrieron más de la cuenta ante Chicago, un rival que se encontró con la baja de última hora de Jimmy Butler por unas molestias en el talón. Aun así, secundarios habituales como Michael Carter-Williams (23 puntos, récord de carrera NBA) o Taj Gibson (20 puntos) dieron batalla.

Pese a ir dominando por 17 puntos en el segundo cuarto, los Rockets se vinieron abajo tras un descanso más alargado de lo habitual por el homenaje a Yao Ming. Chicago llegó a ponerse 8 arriba a menos de 5 minutos para el final, pero James Harden levantó a Houston, empatando el partido a 108 a 27 segundos del final, sin que ningún equipo pudiera romperlo y evitar el tiempo extra. En la prórroga, un parcial final de 6-2, con todos los puntos de los Rockets del propio Harden, acabaron sentenciando.

El 11 de Yao ya es leyenda


Al final del partido, Yao Ming felicitaba a su sucesor en el corazón de los aficionados de los Rockets. Para entonces, su camiseta con el número 11 ya se mostraba orgullosa en el techo del Toyota Center de Houston. El ex-pívot chino, de 36 años y también flamante nuevo miembro del Salón de la Fama, mostró su habitual humor en la ceremonia de homenaje.

Yao lamentó que ver su número retirado le iba a impedir cumplir su deseo del reciente año nuevo chino: volver a jugar con un contrato de 10 días. También aseguró que, si pudiera repetir su carrera de nuevo, todavía elegiría Houston para vivirla, si el draft se lo permitera (fue número 1 por los Rockets en 2002). Por su calidad, por su importancia para popularizar el baloncesto en su país natal y, sobretodo, por la huella deportiva y humana que dejó en los Rockets, su número entró en el panteón de los ilustres de la franquicia tejana.

 


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Celtics ganan el duelo de históricos a los Lakers

Khris Middleton volverá la próxima semana con los Bucks

Siguiente