James Harden no fue sancionado con partidos por “ser Navidad”


Contra todo pronóstico, James Harden se ha quedado sin sanción en lo que a partidos respecta. Después de que la estrella de los Rockets fuera vista de fiesta y sin mascarilla a pocos días del inicio de la Liga, todo nos hacía pensar que la propia NBA sería muy estricta con su reprimenda. La propia organización se ha ganado justamente fama de eso, de sancionar duramente estos casos aislados para que no se vuelvan a repetir. Pero finalmente optaron por multarle únicamente con 50.000 dólares, una cantidad que el escolta ingresa en nueve horas tan solo con su salario de jugador. Es decir, sin contar acuerdos publicitarios y otro tipo de ingresos.

Al violar el protocolo que el sindicato de jugadores había acordado con las oficinas de la competición, The Beard podría haber causado un rebrote en su vestuario. Estas normas pactadas incluían la obligación de no asistir a eventos de ocio y no estar con quince personas a puerta cerrada. Pese a ser visto en tres ocasiones infringuiendo estas estrictas recomendaciones ha salido impune de esta. ¿Por qué? Adam Silver ha querido matizarlo y se ha vuelto a ver lo benevolente que es con ciertas estrellas de la Liga. “Es navidad, tan solo fue una primera ofensa”, agregó el comisionado de la NBA.

Por otro lado, en cuanto a cuestiones económicas se refiere, el ejecutivo de la NBA no pudo sancionar con una cantidad mayor a Harden, ya que 50.000 dólares es el máximo establecido entre el sindicato de jugadores y la propia NBA. “Los 50.000 dólares es el límite de mi autoridad bajo el acuerdo de negociación colectiva”, agregó el ejecutivo encargado de dictar sentencia. Además, la gente de su entorno alega que al ya haber pasado la enfermedad es muy poco probable que se contagie y lo propague nuevamente. Una justificación ineficaz y egoísta desde el punto de vista colectivo, ya que no solo se puede volver a contagiar, sino que también vuelve a dar un mal ejemplo ante millones de seguidores.

La rebeldía de James Harden ya ha llegado a manos de la NBA, y está por ver cuando la gerencia de los Rockets moverá ficha. Rafael Stone y compañía ya han dicho que van a aguantar tanto como sea posible hasta que les llegue una oferta convincente y que están dispuestos a soportar todo lo incómoda que se vuelva la situación. Por su parte, el jugador ya va rebajando su lista de destinos y se conforma con franquicias como los Boston Celtics o los Portland Trail Blazers. Sabiendo que si llegase él estas estarían obligadas a perder a piezas claves y les restaría mucho para ser contenders.

(Fotografía de portada de Ashley Landis-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.