James Harden tensa todavía más su situación con los Rockets


Después de ocho años en Houston, los Rockets se han convertido en la franquicia principal de la carrera de James Harden. En ella ha mostrado su mejor nivel y completó sus mejores años. Incluso fue galardonado con un MVP pese a no haber logrado un anillo. A su vez, también ha convertido al equipo en uno de los contenders más temidos de la Liga, obteniendo el mejor porcentaje de victorias en ese transcurso de tiempo. No obstante, algo ha cambiado en esta relación, pues la estrella de Bellflower se quiere ir de un equipo que le ha dado sus mejores éxitos y cada centavo que ha podido.

Ahora, The Beard se encuentra en rebeldía e intenta, por activa y por pasiva, irse de una organización que ha sacrificado su futuro y su forma de jugar por él. La contundente eliminación en la burbuja ante los Lakers y la marcha de piezas clave como Daryl Morey o Mike D’Antoni ha propiciado un enfado constante que no deja en muy buen lugar al premiado como mejor jugador de la NBA en 2018. Y es que si volver a Houston con el training camp ya empezado y ser visto de fiesta en diferentes ciudades del país no era suficiente, el escolta ha tensado un poco más la cuerda. Según informa Shams Charania en The Athletic, Harden habría intentado darle un pelotazo al rookie Jae’Sean Tate.

Ambos tuvieron una disputa verbal en un entrenamiento de la semana pasada, en la que James intentó saciar su frustración con un gesto nada deportivo. Pero esto no es todo, horas más tarde nuestro protagonista fue preguntado en rueda de prensa si se sentía mejor con la plantilla de los Rockets este año. En su respuesta Harden resumió con dos palabras la situación que se está viviendo ahora en la franquicia. “Next question”. Otra falta de respeto más a un vestuario que no se moja públicamente cuando les preguntan al respecto. 

Ante esto, la nueva gerencia poco puede hacer. Harden es uno de los mejores talentos habidos y por haber y los Rockets quieren conseguir un buen pack a cambio. Muchas franquicias les han enviado diferentes ofertas pero la gran parte son irrisorias comparadas con las que podría haber en un contexto extra deportivo totalmente diferente. Y es lógico: muchas oficinas NBA intentan pescar en el mar revuelto que se han convertido los de Houston en el último mes. No obstante, la gerencia liderada por Rafael Stone ya ha declarado que va a apurar al máximo sus opciones sin importarle como este la situación interna con el jugador, lo que puede ser peligroso y hacer que el valor del californiano baje todavía más. 

(Fotografía de portada de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.