Jason Collins se mantiene en forma a la espera de una nueva oportunidad en la NBA

, veterano jugador con una experiencia de 12 temporadas en la NBA, anunció públicamente su homosexualidad el pasado mes de abril de 2013 en una entrevista concedida a Sports Illustrated. Desde entonces no ha encontrado acomodo en ninguna franquicia, no obstante sigue manteniendo la esperanza de recibir una nueva oportunidad en la competición.



“Trato de controlar lo que puedo controlar y eso es por lo duro que estoy entrenando”, admitió Collins. “Sé que estoy en muy buena forma y que si me dan una oportunidad, si un propietario o un General Manager llama a mi agente, estaré listo para jugar”, destacó.

Al pívot formado en Stamford le preguntaron si su condición sexual ha afectado a su vida profesional. El pívot dijo que ese asunto está fuera de su alcance, que solo está manteniéndose en forma por si vuelve a las pistas.

“No tengo ni idea. Para mi, una vez más, solo se remonta a lo que puedo controlar y eso es solo hacer mis entrenamientos”, explicó.

Collins espera que un jugador gay pueda triunfar en los grandes deportes de los Estados Unidos y apunta al futbolista de Los Angeles Galaxy, Robbie Rogers: “Mucho antes de lo que la gente se cree. Yo diría que el próximo año. Otro grande deportista va a dar un paso hacia delante y va a levantar la mano”.

Desde que hiciera públicamente su homosexualidad, Collins asegura que es un hombre nuevo y que ahora no tiene que esconderse: “Puedo llegar a ser quien soy. No tengo que andar con un botón censor, no tengo que andar con no digas esto, no hagas lo otro…”.

A lo largo de su carrera ha vestido los colores de Nets, Grizzlies, Timberwolves, Hawks, Celtics y Wizards con unos promedios de 3,6 puntos, 3,8 rebotes y 0,9 asistencias en un total de 713 partidos de temporada regular.