Jimmy Butler cuestiona a Brett Brown en los 76ers

El escolta habría puesto en entredicho su papel en el sistema de ataque del equipo

Muchos dirán que era cuestión de tiempo. Y conociendo los antecedentes, posiblemente sea difícil quitarles algo de razón.

se unió a los Philadelphia el pasado mes de noviembre después de militar en una de las rebeliones más sonadas contra una franquicia propia en los últimos años en la NBA. En un primer momento, Butler se negó a seguir jugando con los Minnesota Timberwolves, entidad en la que no tenía pensado continuar más allá de 2019 (agente libre este verano). Tras diversos acuerdos y tensiones de cuerda con la franquicia (su célebre entrenamiento disparando a todo bicho viviente y nadie siendo capaz de responder), Butler terminó jugando partidos a cambio de que la franquicia le buscase una salida lo antes posible. Y así fue, con el ultra-competitivo escolta de camino a Pensilvania para ser la guinda de un pastel muy prometedor.

Su encaje en Philadelphia fue ideal dado que Butler protagonizó varios highlights y tiros ganadores sobre la bocina a los pocos días de su llegada. La ecuación parecía ideal sin ni siquiera despejarla: jóvenes que quieren comerse el mundo (y ya lo hacen) más una de las mentalidades más ‘enfermamente’ ganadoras de la NBA.

Dentro de una franquicia con gusto por ganar, los humos del jugador se irían disipando. O eso se pensaba, sobre todo, en los 76ers. Decimos “se pensaba” porque Butler podría haber preparado la primera tensión marca de la casa desde su llegada a su nuevo equipo. Según han podido informar Adrian Wojnarowski y Ramona Shelburne para ESPN, Butler habría tenido su primer conato de fricción en los Sixers.

Y eso no tiene por qué ser necesariamente negativo (en parte) a largo plazo, dado que todo el mundo conoce el carácter ultra-competitivo del jugador y que siempre hará lo posible, sin atender formalismos, para conseguir victorias.

En esta ocasión ESPN informa de que Butler habría puesto en entredicho “de manera agresiva” el papel que él mismo desempeña en los procedimientos ofensivos del equipo. En los sistemas de , entrenador del equipo.

Woj y Shelburne añaden que la química entre el trébol dorado de los 76ers (Butler, Ben Simmons y Joel Embiid) no era idílica y esto puede no remar para que las posibles tiranteces sanen.

“Falta de respeto”

Según algunas fuentes de ESPN, Butler se habría mostrado muy crítico, de viva voz, con Brown y su sistema de ataque, llegando incluso a un tono “de falta de respeto”.

El técnico de Philadelphia, no obstante, pudo reconocer a ciertas personas dentro de la organización (al que tuvo acceso ESPN) que no se había tomado su intercambio con Butler como algo irrespetuoso u ofensivo, y que no tenía problemas en haber discutido ciertos aspectos del juego con su jugador.

Algunas fuentes del entorno de Butler sostienen que su carácter puede ser malinterpretado en ciertas ocasiones (como la que nos ocupa) debido a su estilo intenso y directo; hace lo que sea por ganar y sus formas a veces no son las más adecuadas, pero que todo lo que el jugador intenta es que su forma de ver el camino más fiable a las victorias cale a su alrededor.

Otras fuentes de la liga citan precisamente ese estilo directo y claro del jugador para sostener que en Philadelphia no tienen del todo claro que Jimmy Butler pueda encajar a medio y largo plazo en la organización.

Aclarados y ‘pick-and-rolls’

Parte de la discordia podría localizarse en que Butler habría expresado su deseo de formar parte de un mayor número de jugadas de pick-and-roll y de aclarados de los que participa en la actualidad. En la búsqueda de respuestas a sus dudas, Butler ya habría mantenido reuniones con Brett Brown, el cuerpo técnico del equipo, y hasta con Elton Brand, general manager de la entidad, según pudo saber ESPN.

Quiere ser importante, más de lo que lo ha sido hasta la fecha, y lo va dejando claro en cada estamento de la franquicia.

Con o sin Butler

Pese a que los Sixers están ganando encuentros (25-14 en este momento), la convivencia entre sus tres grandes jugadores no ha empezado siendo un camino de vino y rosas en estas primeras semanas desde el alineamiento. Joel Embiid, sin ir más lejos, declaró ante la prensa hace no mucho que tras la llegada de Butler su papel ofensivo había cambiado y que no podía limitarse a tirar desde lejos, asegurando sentirse ligeramente “frustrado”.

Tampoco se anduvo con paños calientes Embiid hacia Simmons, con quien hace solo unos días se enfadó a pie de cancha después de que la pelea de ambos por un rebote se saldara con un golpe en la cara del pívot.

Pese a las existentes tiranteces, los esfuerzos de la franquicia están del todo comprometidos en que todo funcione desde este año y que Butler pueda ser jugador de los 76ers más tiempo. De igual modo que Embiid y Simmons.

La entidad de Pensilvania no dio poco a cambio de la llegada del escolta, pues tuvieron que decir adiós a dos piezas importantes como eran Dario Saric y Robert Covington. Por eso, una marcha de Butler a final de esta temporada podría ser considerada como un paso claramente hacia detrás.

Menos tiros

Desde que llegó a los 76ers, Butler promedia 18,0 puntos, 13,9 tiros intentados y 6,4 canastas por encuentro; todos ellos valores inferiores a los de su etapa en Minnesota esta misma temporada (21,3, 15,7 y 7,4) y también durante el curso anterior. Con él en la plantilla Philadelphia se ha desenvuelto con soltura (16-8), mejorando el registro que defendían antes de su llegada (8-6).

Qué duda cabe que con Butler en sus filas los Sixers son un conjunto mucho más peligroso, completo, temible y capaz de todo de cara a los playoffs, pero para que esa afinidad se vea completada la convivencia de sus grandes jugadores tiene que encontrar el botón correcto. No es que se lleven mal entre ellos, pero todavía no se han cogido el punto ideal en cuanto al ambiente.

De hecho, la prioridad máxima de la franquicia y del cuerpo técnico en este momento es normalizar el ambiente entre los puntales de su vestuario.

Jimmy Butler puede ser agente libre en verano (lo será salvo tragedia en forma de lesión) y tanto Philadelphia como él han mostrado predisposición a firmar una extensión. Butler además podría ganar más dinero en los 76ers que en ninguna otra parte en el futuro; sin embargo para que eso llegue a materializarse todavía se tiene que trabajar en algunos aspectos relativos a la convivencia de sus jugadores en el sistema.

Butler y Embiid tienen dos personalidades abrumadoras, y eso debe ser canalizado de la manera adecuada o es un potencial contenido explosivo.

(Fotografía de portada: Chris Gardner/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Antetokounmpo y Harden, Jugadores del Mes

Charlotte, desesperado por deshacerse de Batum, podría sacrificar a Kaminsky

Siguiente