Joe Ingles roza el triple-doble en la victoria de Utah sobre unos Lakers sin LeBron

Vuelta al redil de la derrota para los , que cayeron en su visita a Utah contra los (115-100). Los angelinos, que habían hilado por primera vez en más de 70 días dos victorias seguidas, tras ganar a los Kings y a los Wizards, perdieron en Salt Lake City, en un duelo donde no contaron con . Su baja fue anunciada por la franquicia en las horas previas al choque sin dar más detalles. LeBron lidia con algunos problemas físicos en la rodilla derivados del duelo contra los Nets del viernes pasado. El Rey había jugado dos buenos partidos, incluido un triple-doble frente a Sacramento, pero ayer descansó.

Los Lakers, 33-42, ya van a terminar por debajo del 50 por ciento de victorias, pues a falta de siete duelos lo máximo que pueden alcanzar es un récord de 40-42. El balance de 35-47 de la 2017-18 sí que parece más a mano.

Ingles roza el triple-doble

Para Utah, una victoria más de cara a lograr el puesto más alto con vistas a los playoffs. Los Jazz son quintos del Oeste con 45-30 y tres triunfos seguidos. Anoche, edificaron su éxito en los hombros de . El australiano rozó el triple-doble con una formidable actuación de 11 puntos, 9 rebotes y 14 asistencias. Habría sido su primer triple-doble como profesional, pero le faltó un rebote para lograrlo. Al menos, esos 14 pases a canasta le permiten pulverizar su propia marca personal de asistencias en su carrera, que hasta anoche estaba en 11.

El duelo no tuvo mucha complicación para Utah, siempre por delante en el marcador y con la iniciativa durante toda la velada. Los Jazz llegaron a vencer por 22 puntos y se divirtieron con la ya famosa conexión Ricky Rubio-Rudy Gobert, a la que se unió el propio Ingles, además de con los mates de Donovan Mitchell. Jae Crowder se sumó a la fiesta, desde el banquillo, con 16 puntos.

¿Por qué no lo dejó en la pista Quin Snyder?

A falta de dos minutos y con un solo rebote por conseguir para lograr el triple-doble, Quin Snyder decidió sustituir a Ingles. En lo colectivo, estaba todo sentenciado y el preparador siguió su hoja de ruta, independientemente de la estadística de su pupilo. “Nuestros jugadores están más preocupados por lo que hace el equipo”, explicó Snyder sobre su decisión de primar el colectivo sobre lo individual. “Joe tuvo una gran noche en muchos aspectos, pero creo que él piensa lo mismo.”

“Ha sido una noche especial. Estoy encantado de conseguir la victoria y de que el pabellón se llenara. Eso es lo importante”, señaló el propio Ingles, quien escuchó como todo el Vivint Smart Home Arena rogaba a Snyder que pusiera de vuelta en el parqué al alero. “We want Joe.” No hubo ocasión y parece que al propio Ingles no le importó no conseguir el triple-doble. “Ustedes saben que nunca he jugado por esa razón y nunca lo haré.”

(Fotografía de portada: Gene Sweeney Jr./Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!

Anterior

Otra burrada anotadora de Devin Booker, otra derrota de los Suns

Mike Conley se convierte en el máximo anotador de la historia de los Grizzlies

Siguiente