Joel Embiid da la razón a las críticas de Barkley y Shaq: “Tengo que jugar más duro”

Todos conocemos ya que la boca de Charles Barkley gasta dimensiones de parque temático. De uno que abarca varios países. Sin embargo en este caso que nos ocupa puede que la lengua viperina más famosa de la Liga tenga algo de razón.

El orondo exjugador, ahora comentarista, opina que podría estar jugando mucho mejor de lo que lo está haciendo. Como decimos, en esta ocasión razón no le falta.

“Es el jugador más duro con el que emparejarse en esta Liga. Pero no estamos hablando de él en los mismos términos que de Luka (Doncic), Giannis (Antetokounmpo), Anthony Davis, James (Harden)… No decimos esas cosas de él. Es frustrante para mí porque yo elegí a los Sixers para llegar a las Finales”, pudo manifestar Barkley el pasado martes en la cadena TNT.

No anda escaso de motivos ‘el Gordo’. Embiid está promediando 22,0 puntos, 12,4 rebotes, 3,1 asistencias, 1,4 tapones o 45,8 por ciento en tiros de campo y 30,0 en triples en este arranque de campeonato. No son malos promedios, pero sí delgados para las posibilidades que el pívot camerunés atesora. Por su tamaño, kilos, calidad, fundamentos y condiciones Embiid debería estar dominando mucho más los partidos, situaciones, rivales y resultados; de hecho, su listón de impacto esta temporada está ligeramente por debajo de lo que acostumbró en las últimas dos temporadas.

“No estamos criticando. Le estamos diciendo que podría ser genial. No está jugando lo suficientemente duro”, podía aportar Shaquille a la versión de Barkley.

En otras palabras, Embiid está todavía por debajo de su nivel. Y él lo sabe, lo admite y se encuentra trabajando para mejorarlo.

“Creo que (Barkley y Shaq) tienen razón. Tengo que cambiar. Tengo que ser más agresivo, dominante”, pudo alegar Joel Embiid, y se hizo eco el periodista Gary Washburn, del Boston Globe.

Philadelphia sin él

Sobre todo, Embiid está de acuerdo en que tiene que jugar más duro, imponer más sus kilos, calidad y dominio en la zona.

El pívot de los Philadelphia firmó esta temporada, ante Toronto (gran defensa de Marc Gasol), el primer partido de su vida profesional sin anotar un solo punto. Síntoma de que no estamos viendo la mejor versión de Embiid sobre la pista.

También hay que decir que un Embiid en tercera marcha, de brillos contados, le está valiendo a Philadelphia para ser el cuarto mejor equipo de la Conferencia Este (18-7), seguir invicto en casa (13-0) y haber ganado ocho de los últimos diez encuentros. Es de esperar entonces que cuando el pívot escale su dominio, los 76ers serán una de las grandes potencias de la NBA.

(Fotografía de portada: Mitchell Leff/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Marcus Morris, ¿posible objeto de traspaso en New York?