Jonas Valanciunas (29+20) aplasta a los Wizards


Los Grizzlies dieron comienzo a la segunda mitad de la temporada regular sumando su triunfo número 17. Los de Memphis se impusieron a Washington por 127-112 en un partido de lo más cambiante pero que lograron cerrar con comodidad, afianzándose así en la novena plaza de la Conferencia Oeste y manteniendo vivo el sueño de la postemporada.

El gran artífice del triunfo fue Jonas Valanciunas, que jugó un partido descomunal y terminó con 29 puntos, 20 rebotes y 4 tapones, consagrándose como el gran dominador de la pintura. El pívot fue un tormento para la defensa de los capitalinos, a quienes castigó una vez tras otra gracias a su capacidad para desenvolverse en la zona y a la habilidad de sus compañeros para hacerle llegar el balón tras un bloqueo directo. De hecho, ni siquiera cuando conseguían pararle los Wizards podían darse por satisfechos, ya que con sus 9 rebotes ofensivos el lituano hizo también mucho daño en segundas opciones.

Valanciunas lideró así la ofensiva de unos Grizzlies que atacaron una y otra vez la pintura de los de Scott Brooks y que dejaron en evidencia la endeblez de Washington en este sentido. Los de Tennessee sumaron 78 puntos en la zona, lo cual hizo aún más obvios los problemas de los Wizards en esta materia y dio a los de Jenkins una vía para sumar canastas de forma plácida y constante.

Ja Morant fue uno de los hombres que más aprovechó esta situación, ya fuese para anotar sus propios puntos o para encontrar a sus compañeros cerca del aro. El base terminó con 21 tantos y 10 asistencias, ejerciendo como generador principal de los de Memphis y cuajando otra gran actuación, que redondeó con 6 rebotes. Por su parte, Desmond Bane, que le acompañó en el backcourt titular, jugó el mejor partido de su breve carrera y alcanzó por primera vez los 20 puntos.

Los Wizards fueron por tanto presa de las muchas facilidades que concedieron, lo que les hizo imposible seguir el ritmo anotador de los locales y les hizo caer sin presentar demasiada oposición. Los capitalinos, sin embargo, tuvieron tramos de buen baloncesto, y de hecho, tras verse 19 abajo en la primera mitad (60-41) lograron dar la vuelta al marcador en la segunda, pero en esta sus problemas volvieron a la carga. La incapacidad para frenar a los Grizzlies se fue haciendo cada vez más evidente, lo que hizo que la distancia en el electrónico volviera a dispararse en el último cuarto y que la victoria se quedase en Tennessee.

Tampoco en ataque fue la mejor noche para los de la capital, ya que ni siquiera Bradley Beal, acostumbrado a brillar en solitario, estuvo fino. Pese a terminar como máximo anotador de los suyos con 21 puntos, el escolta tuvo una noche bastante desacertada en el tiro, ya que firmó un desastroso 6/22 que supone su segundo peor dato de acierto del curso.

Russell Westbrook, por su parte, sí jugó un buen partido, pues terminó con 20 tantos, 10 asistencias y 5 rebotes tras firmar un 10/19 en tiros de campo, ofreciendo así una buen versión que, sin embargo, sigue lejos de su cara más dominante. Además, Deni Avdija y Davis Bertans, con 13 puntos cada uno, se encargaron de liderar a la segunda unidad, pero siguió sin ser suficiente para aguantar el ritmo de unos Grizzlies que estuvieron muy cómodos prácticamente de principio a fin.

(Fotografía de portada: Brett Carlsen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.