Jordan Bell termina en la G League con el equipo afiliado de los Wizards


Menudo trajín el de Jordan Bell en las últimas semanas. Inesperado viaje a ninguna parte. De la tensa tranquilidad —jugaba más bien tirando a poco— en Minnesota, a donde llegó en verano a través de la agencia libre, todo se ha torcido en un ir y venir constante. Uno que le ha hecho terminar en la G League.

Extraviada hace tiempo la condición de alumno aventajado de Steve Kerr en la Bahía, Bell empezó una nueva vida en los Timberwolves el pasado verano. Lo hizo sin ser plenamente consciente de que su reputación en la Liga se había devaluado. Bastante. Tanto fue así que en Minnesota no encontró más de 8,7 minutos por partido, muy residuales, en una segunda y hasta tercera unidad de la que nunca consiguió escapar. Solo disputó allí 27 encuentros antes de ser exiliado, traspasado, con destino a los Rockets.

En Houston ni siquiera llegó a debutar. Fue incluido en el trato por Robert Covington pero resultó tan solo mercancía de canje para cuadrar el movimiento. La franquicia texana volvió a traspasarle, pocos días antes del deadline, esta vez a Memphis, donde disputó nada más que dos partidos (10,5 minutos).

En Tennessee tampoco encajó y la organización le cortó para dar cabida al contrato de Anthony Tolliver. Se priorizó la presencia de un veterano que tutelase a la joven plantilla antes que las minimizadas condiciones de Bell. Otro rechazo, nuevo destierro y tocaba empezar de cero. Esta vez de verdad, pues se había quedado sin equipo en la NBA.

Así estaba Jordan Bell hasta la fecha, cortado, sin contrato y a la espera de una nueva oportunidad para jugar en la NBA. Esta llegó esta semana, aunque de una manera un tanto particular.

El ala-pívot jugará en los Capital City Go-Go, el conjunto afiliado de los Washington Wizards en la G League, según se hizo eco el periodista Fred Katz (The Athletic).

Bell estará sujeto a un contrato en la liga nodriza de la NBA. No podrá por tanto acceder al equipo que entrena Scott Brooks de inmediato. Eso sí, si su rendimiento resulta aprovechable, los Wizards podrían rescatarle de las catacumbas del profesionalismo.

Bell (25 años) posee tres temporadas de experiencia en la NBA. Ya fue campeón con los Warriors y sus promedios en la Liga son de 3,8 puntos y 3,1 rebotes en 12,0 minutos. Mucho tendrá que cambiar para seguir con una plaza en la mejor liga de baloncesto del mundo. Empezando por la variedad de su tarjeta de servicios, que se ha ido quedando corta con el paso de las temporadas.

(Fotografía de portada: Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.