Jordan defiende que no empujó a Bryon Russell en el mítico ‘The Last Shot’ de 1998 ante Utah


Es uno de los instantes más icónicos y mejor recordados de la historia de la NBA y del deporte. Con el marcador ligeramente cuesta arriba —uno abajo a a falta de 37 segundos para el final del Game 6 de las Finales de 1998—, Michael Jordan improvisó unas tablas de Moisés que se grabarían en la posteridad.

Su clásico robo a Karl Malone, la conducción por toda la pista y el tiro en suspensión desde la línea de libre dejando al contrario Bryon Russell por el camino. Punto final insuperable a su carrera en los Chicago Bulls, donde se despidió con el sexto anillo de campeón.

Bien, pues a lo largo de la historia (va a hacer ya 22 años) muchos fans de los Utah Jazz siempre se quejaron de que aquella acción estuvo contaminada por un empujó de Jordan.

En su opinión, la mano de MJ acompañaba en exceso de Russell haciéndole terminar desequilibrado y en el suelo para que Jordan anotara a placer. Debió de ser falta, para muchos fans de los Jazz.

El ’23’ ha desmentido esta versión en el último capítulo del documental The Last Dance.

“Todo el mundo dice que le empujé. Pero su energía estaba yendo en esa dirección. No tuve que empujarle hacia ese lado”, podía justificar Jordan.

Pippen y Rodman

El capítulo final también desveló algunos detalles extra sobre este momento de adoración eterna. Como que, una vez robado el balón a Malone, Jordan miró de reojo a Phil Jackson para comprobar si quería pedir tiempo muerto. El técnico decidió, de manera a la postre acertada, no accionar el parón voluntario y dejar correr el reloj. No quería que Utah rearmara su defensa y sí aprovechar el desajuste de la transición que conducía el ’23’.

También pudimos saber qué pasó por la cabeza de otras estrellas del equipo, Scottie Pippen y Dennis Rodman, cuando Jordan sostenía el balón con la conclusión en los talones. “Solo pensábamos en apartarnos de su maldito camino”, podía recordar Pippen.

“Él iba a tirar, seguro. No iba a pasar ese balón”, añadía el Rodman.

Todos sabían que Jordan iba a agenciarse el intento que podía darles (y les dio) el sexto campeonato, tercero seguido, otra vez. Así que toda la estrategia de sus compañeros fue alejarse en la mayor medida posible para estirar la defensa de los Jazz.

Jordan colocó el 87-86 acertando su The Last Shot, a falta de cinco segundos para el final. Aparcó una ventaja definitiva que Utah no consiguió desenredar y dejó el título en terreno de los Chicago Bulls.

Por cierto, otro dato revelado por ESPN al hilo del documental fue que Michael Jordan resultó el único jugador de la historia de la NBA que se retiró del baloncesto tras conseguir un MVP o un entorchado de máximo anotador de la temporada —se hizo con ambos en 1998—.

(Fotografía de portada: Jonathan Daniel /Allsport)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.