Kawhi Leonard devuelve a Toronto a la senda de la victoria


Tras sumar el lunes su primera derrota de la temporada, los Toronto Raptors se reencontraron anoche con el triunfo al imponerse a los Philadelphia 76ers por 129-112. Los canadienses, que han ganado sus seis partidos como locales, jugaron un encuentro realmente completo, y, salvo en un tramo del último cuarto, fueron casi siempre notablemente superiores a los de Brett Brown. Estos, que cuentan por derrotas sus partidos lejos del Wells Fargo Center, llegaron a ir perdiendo por hasta 26 puntos mediado el tercer parcial, aunque llegaron a soñar con la remontada en el cuarto periodo.

Kawhi Leonard, ausente en el duelo en Milwaukee, fue una vez el mejor de los de Nick Nurse. El alero acabó el encuentro con 31 puntos y 7 rebotes, y estuvo además muy bien acompañado por el resto del equipo en todo momento. Kyle Lowry, con 20 puntos y 12 asistencias, sumó su quinto doble-doble del curso, mientras que Paskal Siakam alcanzó también un doble-doble de 15 tantos y sendos rebotes. Además, Jonas Valanciunas se encargó de echarse a la espalda a la segunda unidad en ausencia de VanVleet y Anunoby, y acabó con 23 puntos.

Por parte de los Sixers, el hombre más destacado fue Joel Embiid, que firmó 31 tantos y 11 capturas con un nada desdeñable 3/4 en triples. El pívot fue, junto a J.J. Redick, que acabó con 13 puntos, el artífice del intento de remontada que hizo que el marcador pasase del 107-88 de inicios del último cuarto al 117-111 que reflejaba a falta de poco más de 3 minutos, pero no fue capaz de culminar la gesta. Tras él, el siguiente en la faceta anotadora fue Robert Covington con 15 puntos, a los que añadió 4 robos gracias a su habilidad para meter manos sobre jugadores en penetración.

Ben Simmons, más incómodo que nunca

Si hubo un jugador que sufrió a lo largo de todo el partido, ese fue Ben Simmons. Conscientes de que la fluidez del ataque de Philadelphia pasa en gran medida por el australiano, los Raptors se centraron en ahogar su juego lo máximo posible, algo que hicieron casi a la perfección. Tanto Danny Green como Kawhi Leonard estuvieron sensacionales en la defensa del uno contra uno, y las ayudas de sus compañeros estaban siempre listas para complicar la labor al base, a quien se vio perdido en diversas ocasiones.

Con todo, Simmons logró anotar 11 puntos y repartir 10 asistencias, quedándose a solo dos rebotes del triple-doble, pero acumuló 11 pérdidas de balón, la cifra más alta de su carrera. Esto impidió a los Sixers tener continuidad y permitió a Toronto ir sumando canastas en transición que fueron poco a poco ampliando la ventaja y llevándola por encima de la veintena de puntos. De hecho, el intento de remontada de Philadelphia llegó en los pocos minutos en los que el base logró entrar en ritmo.

Esta derrota deja a los de Pensilvania con un balance de 4-4, y la superioridad transmitida por los de Nurse en varios tramos del choque permite abrir el debate acerca de si Embiid y compañía están ya listos para pelear por todo en el Este. Mientras, Toronto alcanza las siete victorias con la sensación de que todo marcha como debería.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.