Kevin Durant admite haber jugado el pasado curso “obsesionado con el título”

Tras alcanzar las Finales de 2012 y caer por 4-1 contra los Miami Heat, todos apuntaron a que un año de madurez podía hacer que los Oklahoma City fuesen campeones. La realidad fue distinta. Sin James Harden y con la lesión de la soledad se adueño de sobre la pista, algo que chocó con sus planes de salir campeón acabando por pesarle anímicamente. “El año pasado estaba obsesionado con ello. No dormía porque quería ganar. Gritaba a los compañeros, a los árbitros y a los entrenadores. Me enfadaba al pensar ‘ si jugamos un mal partido aquí, no ganaremos un campeonato'”, expresó en el Oklahoman.



Durant, que compara esa obsesión con la mentalidad de Michael Jordan o Kobe Bryant, entiende que no es el mejor camino para él, y que por tanto prefiere disfrutar del baloncesto y a partir de ahí alcanzar su objetivo, el título. “No voy a dejar que esa obsesión de apodere de mi mente. Por supuesto que quiero ganar, pero sin obsesionarme. Puede que no sea algo tan malo, pero para mí supuso dejar de disfrutar. Era como un simple trabajo y no quiero perder el amor por el baloncesto“, explicó.

La estrella de los Thunder quiere encontrar su camino y entiende que lo que puede ser lo correcto para algunos no tiene que serlo para todos. Esta temporada empezará sin su compañero de batallas Russell Westbrook, por lo que prefiere tirar de tranquilidad para encarar un año que puede definir su futuro, si bien él mismo ya ha dicho que sólo se ve jugando en Oklahoma.