Kevin Durant, convencido de que éste no ha sido un año perdido

Justo después de la eliminación ante los Grizzlies, ha dado la cara. El alero está convencido de que de todo se ha de aprender en este deporte, incluso de lo malo. Se trata pues de un punto de vista muy diferente al que ofreció cuando tenía 32 años y, tras ser eliminado en los playoffs de 2011 por los Mavericks, señaló que cualquier campaña que no se desembocará en conseguir un anillo de campeón “era un año perdido de mi vida”.



“No ha sido un año perdido para mí. Es baloncesto. He crecido mucho como un hombre desde que comenzó la temporada. He crecido mucho como líder. Nada es desperdiciado jamás”, dijo con rotundidad Durant. “Por supuesto, el objetivo final en esta liga es el de ganar un campeonato. Pero nunca voy a decir que perdí un año. Estoy bendecido al poder levantarme y hacer lo que amo cada día“.

En esa misma línea de autoridad, Durant prosiguió hablando ante las comparativas con otros grandes de la NBA: “Voy a ser quien yo voy a ser. No soy Kobe Bryant. No soy Michael Jordan. No soy LeBron James. No soy Magic Johnson. Soy yo. Siempre voy a luchar por este deporte que amo. Y voy a luchar hasta que suena la última bocina, y si eso se traduce después en un campeonato, estaré feliz”.

Sobre cuál es el camino a seguir con respecto a la próxima temporada, Durant remarcó el hecho de “tener que trabajar tan duro como sea necesario para intentar a la cima de la montaña. Me gusta jugar, y me gusta estar aquí. Pero yo nunca voy a salir en los medios y decir que hemos perdido un año porque perdimos el campeonato. Como he dicho, no tengo que ser Kobe Bryant“.