Kevin Durant, descontento pero con un atisbo de esperanza

La temporada de Brooklyn, una vez más, se está convirtiendo en una novela que nos dice poco (o nada) de baloncesto y demasiado de situaciones colaterales que, al igual que en anteriores años, frenan la evolución de un equipo que cada vez se acerca más a ser uno de los mayores fracasos de la historia de la NBA.

Inmersos aún en la solución del ‘caso Kyrie Irving’ –sigue sin jugar–, una entrevista a Kevin Durant realizada por Chris Haynes de Bleacher Report ha vuelto a levantar cierto revuelo. La estrella de los neoyorquinos toca varios temas de importancia como su petición de traspaso y qué le empujó a tomar tal decisión, su descontento con el equipo y el atisbo de luz que ha sentido con el cambio de entrenador. Vamos por partes.

Quizás lo que más ha sorprendido ha sido la mención que ha hecho KD a los jugadores que le acompañan actualmente en el roster. Básicamente ha comentado que con la plantilla que tiene a su alrededor no se puede esperar que él pueda ganar los partidos en solitario.

“Mira nuestro quinteto. Edmond Sumner, Royce O’Neale, Joe Harris, Nic Claxton y yo. No es una falta de respeto, pero ¿qué esperas de ese grupo? Esperas que ganemos porque estoy yo ahí fuera. Entonces, si lo miras desde esa perspectiva, esperas que juguemos bien solamente porque el número 7 está en la cancha», expresa.

Aunque esas palabras suenen a descontento –porque así lo es–, Durant cambia rápidamente de talante para asegurar que el hecho de no tener equipo para más no hace que sea infeliz en Brooklyn. Así lo explica: «Realmente me lo estoy pasando bien. Ojalá pudieran escucharme hablar durante los partidos. Si huviera más micrófonos, la gente dejaría de preguntarme si estoy feliz o no. Estoy disfrutando cada momento que puedo pisar esta maldita cancha, en parte es porque me rompí el tendón de Aquiles. Y también está la pandemia. No sabía si íbamos a volver a jugar. No sabía si iba a volver a jugar», recalca.

La petición de traspaso

Sin duda fue uno de los momentos más inesperados del verano. Kevin Durant, con cuatro años de contrato por delante, pedía salir de los Nets para mes y medio después dar marcha atrás y asegurar que se quedaba. El dos veces MVP de las Finales deja claro que su decisión llegó al entender que no se estaban haciendo las cosas bien.

«No fue nada difícil solicitar un intercambio. Fui y les dije: ‘Oye, no me gusta cómo nos estamos preparando. No me gustan las sesiones de tiro. Me gustan los entrenamientos. Necesito más. Quiero trabajar en más cosas. Hazme responsable. Ponme a la cabeza de cualquier crítica a nuestro juego si eso va a ayudar al cambio de todos los demás. Quiero hacer más. Quiero trabajar en más jugadas para los partidos’. Ese era el tipo de mierda con el que me dirigía a ellos. No se trataba de que todos los que estaban alrededor tuvieran que hacer mi vida más fácil. Diablos, no, soy yo el que quiere hacer la vida de los demás más fácil. Pregúntale a Steve Nash. Puedes llamarlo ahora mismo», sentencia.

El cambio de entrenador

Es aquí donde KD ve cierta luz. Parece que Nash no cumplía con sus exigencias de entrenamiento –pidió su despido–, pero tales deseos podrían estar en camino de ser cubiertos por Jacque Vaughn, quien ha sido confirmado como head coach para esta campaña y la siguiente.

«Nadie estaba en la misma onda que yo. Jacque Vaughn sí lo está. Tuve algunas quejas en el verano y mis quejas no eran solo sobre mí; se trataba de cómo nos estamos moviendo como una unidad. Quiero que seamos respetados en el mundo del baloncesto. No quiero que los jugadores nos miren y digan: ‘Tío, estos están llenos de mierda. Ese no es el tipo de equipo en el que quiero estar’. Cuando todos jugamos como una mierda, sabes a quién van a mirar. Es por eso que solicité el traspaso», reitera antes de centrarse en lo que están haciendo bien en el presente.

«Simplemente me gustan los buenos entrenamientos, la buena preparación, la buena energía y, para ser honesto, lo hemos estado demostrando actualmente. Los entrenadores han estado haciendo un gran trabajo, independientemente de la derrota del último partido. Creo que nos hemos estado preparando bien. Los chicos quieren ganar. Estamos jugando lo más duro que podemos. Eso es realmente lo que necesito», concluye.

(Fotografía de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.