Kevin Love al fin tuvo ante Washington la contribución desde el banquillo que pedía

120 – 98

lleva muchos partidos completando sobresalientes actuaciones individuales y después pidiendo ante los micrófonos la ayuda del resto de sus compañeros para poder transformar ese esfuerzo puesto en victorias. Ante los Wizards, sus deseos se hicieron realidad.

J.J. Barea y Alexey Shved se combinaron desde el banquillo para darle 30 puntos a los Timberwolves. , en sólo 26 minutos, tuvo 11 puntos, 9 asistencias y 8 rebotes, mientras que Nikola Pekovic agregó 18 puntos y 10 rebotes.

“No es ningún secreto el que necesitamos más producción desde nuestro banquillo”, explicaba Love, que se fue hasta los 25 puntos y 11 rebotes. “Eso realmente ayuda a los titulares, sobre todo cuando cada noche no va a poder ser la mejor para todos nuestros jugadores”.

sería el más destacado de los capitolinos con 26 puntos y 7 asistencias. Nene agregó 13 puntos y 5 rebotes, y Bradley Beal otros 14 tantos antes de tener que retirarse con una lesión en la pierna izquierda.

“Ellos fueron más duros que nosotros”, señaló el entrenador de los Wizards, Randy Wittman. “No opusimos resistencia. Tenemos que poner este partido en la cabeza para poder aprender de él”.