Kevin Love confirma su baja “para semanas” e incluso podría operarse

Vaya comienzo de temporada para los . La marcha de LeBron James ha hecho temblar los cimientos de la franquicia y, lo que se ha quedado para intentar hacer el mejor año posible, ni están dando un buen rendimiento ni tampoco están teniendo suerte con temas tan importantes como el estado físico.

Si hace un par de días informábamos de que la lesión de podría alargarse alrededor de un mes, ayer fue el mismo jugador quien confirmó su baja para las “próximas semanas”. Es más, tampoco se ha descartado que el ala pívot tenga que pasar por el quirófano.

Love sufre un fuerte dolor en un dedo de su pie izquierdo desde la pretemporada. Aunque ha intentado lidiar con él, lo cierto es que la situación ha llegado a un punto en el que el jugador tiene incluso problemas para andar, lo que le ha obligado a parar y buscar una solución.

El interior se ha realizado una resonancia magnética en Nueva York, cuyo resultado exacto no ha trascendido a los medios, pero sí ha supuesto que tenga que descansar de toda actividad física y que no exista ahora un calendario para su vuelta.

La frustración del jugador

Como él mismo ha señalado en declaraciones recogidas por ESPN, “deseo volver lo más rápido que pueda. Tenía grandes esperanzas para esta temporada. Sé que ha sido un comienzo complicado, pero cuanto más tiempo pueda estar en pista y ayudar a mi equipo, mejor. Deseo estar ahí tan pronto como pueda, y ojalá esto sea menos grave y pueda estar de vuelta en solo dos o tres semanas”.

“La única manera de ayudar al equipo es estando sano. Y la verdad es que no lo he estado durante el último mes. Es descorazonador. Quiero estar en cancha”, añadió Love, quien reconoció también que ha de aprender a no frustrarse con esta nueva situación por la que ha de pasar.

Cuándo empezaron los dolores

Love desconoce el momento exacto en el que se produjo la lesión, ni tampoco cómo esta fue empeorando. “Cuando me fui a subir al avión la última vez, ya tenía problemas para caminar. Fui capaz de salir en otros partidos y jugar. Intenté disimular con mis compañeros y no mostrar demasiado mi dolor, pero el resto del tiempo estaba realmente incómodo. Me sentía mal porque no podía ser yo mismo, ni sentirme cómo en los entrenamientos porque no era capaz de aportar mucho”.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Un gran Tony Parker lidera el triunfo de los Hornets

Chicago asegura el futuro de Markkanen, Dunn y Valentine

Siguiente