Kevin Love regresó como un auténtico torbellino y lideró la victoria frente a los Pistons

Tras perderse el partido en Miami por asuntos familiares, regresaba al equipo. Y qué forma de regresar. El ala-pívot realizó una espectacular actuación individual que catapultó a los a la victoria frente a los por 94-121.

Love estuvo monstruoso con 26 puntos, 16 rebotes y 7 asistencias, y eso que ni jugó durante el último cuarto. Detroit se vio incapaz de poder pararlo cuando recibía el balón, y el jugador de Minnesota hizo lo que quiso para comandar el triunfo de su franquicia.

“Es un jugador único porque puede realizarte un tapón y anotar delante de ti. Puede salir fuera, y meterte un triple también”, trataba de explicar el entrenador de los Pistons, Maurice Cheeks. “En el otro lado de la cancha, está atrapando rebotes y dando asistencias”.