Kevin Porter Jr, quiere ser el base de los Houston Rockets


Con el draft en el horizonte la tradición de dibujar castillos en el aire e imaginar un futuro ideal se repite de nuevo. El día 29 de julio se vivirá una noche de promesas e ilusión infantil. Y, como niño que aún es, Kevin Porter Jr. ya está soñando despierto con lo que sería su unión con Jalen Green, el novato proveniente de la G-League que apunta a ser uno de los primeros cinco seleccionados. Durante un directo de Instagram, Green respondía a preguntas que le situaban en Houston diciendo que “unirme con KP [Kevin Porter] formaría un exterior atemorizante”. Kevin Porter bromeaba con él en el chat para días más tarde declarar en su cuenta de Twitter “Soy un base”.

Pese a las buenas migas que parece haber entre Green y Porter (19 y 21 años respectivamente), las intenciones de Rockets en el draft aún son una incógnita. Aun así, absorban el talento que absorban, resulta improbable que lo que consigan les convierta en un equipo competitivo de cara a la temporada que viene. Los texanos vienen de firmar una temporada de solo 17 victorias en la que han sido el peor equipo de la liga. Esto, sin tener nada que ver con Jalen Green, sí que podría empujar a Kevin Porter Jr. a ocupar muchos minutos como base principal.

Actualmente ese puesto lo ocupa John Wall, pero seguramente los Rockets busquen deshacerse de su grueso contrato en el corto plazo. Lo cual dejaría sitio para que Porter tomase las responsabilidades con balón que demanda en sus redes sociales. De hecho, esta temporada ya ha podido gozar de galones similares mientras Wall se perdía los doce últimos partidos de la temporada por lesión. Aunque él también se perdió parte de este tramo.

Sin sitio en los Cavaliers y tras un incidente de vestuario que detonó su salida, Porter ha encontrado cierta estabilidad en los Rockets. Ha cerrado su temporada allí con 16,6 puntos y 6,3 asistencias en 32,1 minutos por noche, mostrando una progresión que lucía imposible a inicios de temporada. El talento no se le discute, pero su futuro en la liga tiene que ver más con el control de su temperamento. En Houston, solo ha salido a la luz el percance sufrido en un club de Miami junto a Sterling Brown que le costó 50.000 dólares y un susto. Ahora, el joven jugador está dispuesto a enderezar su camino, con lo que los Rockets ganarían un buen campo de pruebas de cara a un futuro aún incierto.

(Fotografía de portada de Carmen Mandato/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.