Kilpatrick y sus nuevos hábitos alimenticios: “Comía fatal”

Su historia es de esas que tanto gustan en la NBA, con el sueño americano de fondo y un relato de superación labrado desde las pistas de la G-League. ha sido una de las mejores noticias de la NBA, y de los en particular, en este último curso. El exterior pasó de estar a inicios de 2016 peleando por brillar en la G-League a tener un puesto asentado en la plantilla de Brooklyn, previo paso por Denver.

Una de las razones que han contribuido a la mejora y al éxito de Kilpatrick en su carrera profesional ha sido la de cuidar la alimentación. Algo de lo que no siempre se preocupó el de White Plains. Todo suma en la carrera de un deportista y, sin embargo, muchos son los que consumen cantidades ingentes de comida perjudicial para su rendimiento deportivo. Era el caso de Kilpatrick, que no seguía una dieta precisamente sana ni propia de un jugador de baloncesto.

“Comía fatal. Era uno de esos que siempre comía fingers y patatas fritas. Y es divertido, porque una vez salí a cenar con y me dijo que no podía pasarme el resto de mi vida comiendo estas cosas. Era algo sobre lo que yo no había pensado antes”, apunta el jugador a The Journal News, con motivo de la apertura de un negocio de zumos naturales, cuya gestión llevará a cabo con su padre. Kilpatricklanza este negocio en su White Plains natal, una empresa consecuencia de su concienciación por los buenos hábitos alimenticios.

La influencia de Marks

Fue el general manager de los Nets, , quien animó a Kilpatrick a revisar su nevera y su dieta. “Él me propuso el reto de cambiar mi alimentación. Era raro, porque cuando estaba todo el día comiendo fritos, sentía que mi cuerpo se ralentizaba. Ahora, siento una nueva explosión de energía subiendo y bajando por la pista. No me canso”.

En la 2016-17, con Brooklyn, el producto de la Universidad de Cincinnati fue titular por primer vez en su carrera en la NBA. Jugó 70 partidos de liga regular, 24 de ellos en el quinteto inicial, y acabó con unas medias de 13,1 puntos, 4,0 rebotes y 2,2 asistencias en 25,1 minutos por duelo. Su mejor noche, la del 29 de noviembre, en casa, ante los Clippers, con 38 puntos y 14 rebotes en la victoria de los Nets.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Jerry West: “No quería dejar los Warriors”

El ‘undrafted’ Jamel Artis tiene el apoyo de Jeff Hornacek

Siguiente