Klay Thompson, 14 triples, bate el récord histórico de la NBA


Si ya daba la sensación de que estos Warriors era inabarcables, invencibles si ellos lo deseaban, capaces de apretar por momentos y resolver el asunto, con la incorporación de Klay Thompson al grupo, en el sentido de que él también ha llegado ya a la temporada, después de un arranque discreto, Golden State aterra al enemigo. Un día es Kevin Durant, otro es Stephen Curry y anoche, Thompson. La mitad de los Splash Brothers no pudo hacer mejor honor a ese nombre y con 14 triples anotados ante los Bulls estableció el nuevo récord histórico de la NBA para un partido. La anterior mejor marca era de Curry, 13 dianas en noviembre de 2016 contra los Pelicans.

Este lunes la víctima fue Chicago (124-149) a cuyos aficionados al menos les queda la alegría de haber visto pasar un ciclón, de haber visto el 14/24 de Thompson, sus 52 puntos, que igualan su segunda mejor marca anotadora, además de los 92 tantos que Golden State llevaba al descanso.

En menos de media hora

Todo esto lo hizo Thompson sin llegar a los 30 minutos sobre el parqué (26 minutos y 33 segundos). Steve Kerr, a la vez que ha hecho en otras ocasiones con otras estrellas este curso, las sienta cuando todo está decidido y el récord de marras batido. Aunque anoche en Chicago la marca no era una cualquiera de estas que escudriñan los estadísticos. Anoche se batió el récord de triples en un partido de la NBA.


La gesta la selló con cinco minutos escasos por celebrarse del tercer cuarto. Ahí, anoto su triple número 14, la gente del United Center le premió con aplausos, hubo tiempo muerto, los compañeros le rodearon para amasar ese momento y la Historia, con mayúsculas, quedó escrita.

Mal arranque de curso

Hasta ayer contra los Bulls, Thompson había estado flojo, desacertado en el global del 6-1 de los Warriors. Llevaba un 5/36 en triples y en ninguno de esos 7 partidos previos había logrado embocar más de un tiro desde el perímetro. Anoche se quitó todo eso de encima con una exhibición que le dejó 22 puntos al término del primer cuarto y 36 al descanso. De hecho, sus 10 triples son el récord histórico en la NBA para una primera mitad.

Thompson tuvo el balón en sus manos solamente 96 segundos y un total de 52 posesiones, según datos de ESPN. Efectividad y rapidez totales. Si todo esto fuera poco, que no lo es, los 52 puntos de Thompson son la mejor marca anotadora de este curso en toda la liga, seguidos de los 51 de Curry y de los 50 de Blake Griffin.

Otro récord de los Warriors

Los de Oakland no quisieron que Thompson se quedara solo en lo que a marcas legendarias se refiere. Así, sus 90 puntos al descanso son la segunda mejor marca de todos los tiempos en la NBA para una primera mitad y solo superada por los Suns, que en 1990 anotaron 107 puntos en la primera mitad de su victoria sobre Denver (173-143). Además, los 149 tantos son la mayor cantidad de puntos anotada por un plantel que visita Chicago.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.