Kobe Bryant y su madre, de juicio

Como casi siempre, la realidad supera a la ficción. Kobe Bryant se va a ver inmerso en una batalla judicial para evitar que su madre subaste ciertos objetos relacionados con la carrera de Bryant en el instituto y sus primeros años con Los Angeles Lakers.

Una empresa de New Jersey que realiza subastas presentó una demanda en un juzgado de Camden reclamando su derecho a vender esos objetos después de que los abogados de Bryant enviarán un escrito a la empresa requiriendo la paralización de la subasta planeada para junio.

“Objetos de la propiedad de Kobe Bryant tratan de ser vendidos por alguien que no es legalmente el propietario de ellos”, declaró en un comunicado el abogado de la estrella de los Lakers.

Según las informaciones que han salido a la luz, Pamela Bryant trata de subastar camisetas de juego y de entrenamiento de Kobe de su época en Lower Merion High School; cartas universitarias; un trofeo conseguido el campus Adidas ABCD de 1995 y un balón firmado del título de la NBA del año 2000.

Además de ello, Pamela también trata de subastar anillos: del campeonato de Pennsylvania de 1996, dos anillos que los Lakers hicieron para los padres de Bryant por el título de la NBA del año 2000 y otro por el All-Star de 1998.

Según los datos del juzgado, Pamela Bryant llegó a un acuerdo en enero con Goldin Auctions para realizar la subasta y por ello recibió un adelanto de 450.000 dólares que ella tenía intención de utilizar para comprar una casa en el estado de Nevado.

Una fuente de ESPN asegura que Kobe Bryant ofreció darle a su madre 250.000 dólares para la compra de la casa que deseaba, pero que ella los rechazó diciendo que quería 450.000, por lo que posteriormente llegó al acuerdo con la empresa de subastas.

La misma fuente de ESPN, cercana al entorno de Bryant, comentó que el jugador de los Lakers no sabía nada de la subasta hasta unas horas antes de que la empresa lo hiciera público. Al parecer Bryant ha entregado a sus madres “millones de dólares” a lo largo de su carrera, pero sus progenitores decidieron seguir con la subasta a pesar del ofrecimiento de Bryant de comprarles una casa ya que “querían una casa más grande”.

Goldin Auctions argumenta en su defensa que hace cinco años Pamela Bryant preguntó a su hijo que qué deseaba hacer con los objetos. “Kobe Bryant le dijo a Pamela Bryant que los objetos le pertenecían a ella y que no tenía interés en ellos”.

Kenneth Goldin, el propietario de Goldin Auctions, dice que no puede cancelar la subasta porque ya ha adelantado 450.000 dólares para realizarla y se ha gastado dinero en promocionarla.

Ahora el sistema judicial deberá decidir si los objetos que un hijo deja en casa de sus padres pertenecen al hijo o a los padres.

Fuentes | ESPNLosAngeles.com, Los Angeles Times, The Associated Press





Canal Telegram
Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.