Porzingis enamora a New York con una exhibición ante Detroit

Si va a convertirse algún día en una superestrella que aspire al MVP, su noche ante Detroit fue una perfecta premonición. Los necesitaron el que quizás haya sido el mejor partido del ala-pívot letón para deshacerse de los en su feudo. 35 puntos de Porzingis dieron un importante triunfo por 105-102 para calmar las aguas en el Madison Square Garden y escuchar unos cantos de MVP que, de forma poco habitual, no fueron dirigidos a , quien en un rol más secundario aportó 22 puntos al triunfo de su equipo.

La noche del Unicornio

La primera mitad de Kristaps Porzingis fue especialmente sublime, anotando 25 de sus 35 puntos totales y regalando en el camino algunso mates espectaculares que levantaron al público. Eso sí, hizo falta mucho más que eso para poder doblegar a los Pistons, quienes pese a la gran noche de Porzingis dieron batalla hasta el final. , el máximo anotador de Detroit con 21 puntos, tuvo incluso un triple sobre la bocina que hubiera empatado el partido, aunque sin fortuna.

, cuyo puesto de pívot titular pareció amenazado en el partido anterior ante Dallas en beneficio del propio Porzingis (con Justin Holiday añadiéndose al quinteto de alero), completó un sólido partido ante el difícil reto de detener a Andre Drummond, más comedido de lo habitual con 15 puntos y 9 rebotes. Y si bien otros Pistons como (17 puntos y 9 rebotes) o (14 puntos y 8 asistencias) dieron un paso adelante, los Knicks se llevarían un duelo en el que mandaron durante gran parte de los minutos.

El Knickerbocker más joven con 35 puntos

Pero lo que se quedará en la retina de los aficionados fue la mejor noche en la NBA de Kristaps Porzingis. Su confianza a la hora de atacar el aro o lanzar desde fuera supone un paso aún más grande para su evolución. Además, a sus 21 años, Porzingis se convirtió en el jugador más joven de la historia de los Knicks que alcanzaba los 35 puntos en un partido oficial, superando a un olvidado Lonnie Shelton que, a sus 22 años, anotó 41 puntos en diciembre de 1977 contra Milwaukee.

New York se acerca un poco más a la zona de Playoffs y a tener un balance positivo, quedándose con 5-6. Todo gracias a un importante triunfo ante el que bien podría ser un rival directo en la lucha por regresar a la post-temporada como Detroit (6-6).


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Indiana derrota a unos disminuidos Cavs sin LeBron James

Un matazo de Russell Westbrook silencia a los Rockets

Siguiente