Kyle Korver, tras el desastre en Boston “No hubo movimiento de balón”

Que Cleveland tiene un problema cuando no se sale del mapa es algo constatable y constatado en estos de playoffs. No funciona bien el motor de los Cavs si su aceite solo es un LeBron a un nivel muy bueno, pero no espectacular. Este miércoles, en Boston, James se quedó en 26 puntos y 10 rebotes, un buen trabajo que sin embargo es insuficiente para Cleveland. Y lo es porque más allá de sus prestaciones, casi nunca nadie asoma para ayudar.

Uno de los que sí lo ha hecho, aunque no precisamente en el Game 5 contra Boston, ha sido , de las pocas buenas noticias de los de Ohio más allá de LeBron. Sin embargo, Korver, 7 puntos,  naufragó como todo el equipo en el choque ante los , que supuso la derrota para Cleveland y el 3-2 en las Finales del Este. Los Cavs, contra las cuerdas.

Sin movimiento de balón

“No hubo movimiento de balón”, señaló Korver a los medios de comunicación presentes en el tras el encuentro. “Los cuerpos no se movieron”, añadió el alero, sobre la poca movilidad y lo estático que estuvo Cleveland durante los 48 minutos del quinto encuentro.

Ahí se vio la misma tónica de inicio de la serie: Boston dominando como local y los visitantes Cavaliers a su merced. Luego, las tornas se han cambiado en Ohio, donde los de Tyronn Lue han cosechado dos triunfos que les permitieron, en su momento, igualar la serie 2-2.

Ahora precisamente vuelven las Finales de Este al , donde Cleveland intentará hacer valer su fuerza y explorar las debilidades de Boston a domicilio (1-6 de balance en estos playoffs). “Hemos jugado mal aquí en Boston y ellos seguramente piensen lo mismo de cómo lo han hecho en Cleveland”, comentó Korver sobre el valor de jugar en casa. El mismo del que se deben servir el viernes los Cavaliers si no desean caer eliminados. Para ello necesitan ganar, forzar el Game 7. Y ahí “nunca sabes lo que puede pasar”, concluía Korver