Kyle Kuzma: “Es normal que hablen de nosotros cuando perdemos dos partidos”


Las últimas dos derrotas consecutivas de Los Angeles Lakers han devuelto lo que comúnmente llamamos las dos caras de una misma moneda. Si bien el desenlace es el mismo, la forma en la que se han producido difiere por completo la una de la otra.

Una canasta ganadora de Tobias Harris les había hecho claudicar ante los 76ers después de firmar un parcial de 13-0 en menos de cinco minutos. 24 horas más tarde eran ellos los que tenían el partido encaminado antes de sufrir un cortocircuito en ataque. Siete minutos sin anotación que confirmaron la victoria de unos Pistons inmersos en el pozo de la Conferencia Este.

Kyle Kuzma fue el encargado de suplir a Anthony Davis –aquejado de unas molestias en el cuádriceps derecho– en el quinteto inicial. El jugador cumplió con creces al firmar un doble-doble de 22 puntos y 10 rebotes. Después del partido aprovecharía su comparecencia ante los medios de comunicación para recordar que ya sufrieron pequeños baches durante la pasada temporada que, finalmente, les sirvieron para crecer y alcanzar el éxito.

“Aún así ganamos el campeonato”, recordó Kuzma. “Vamos a tener dificultades en el camino. Y esa es la belleza del juego.”

LeBron James, quien añadió otro doble-doble de 22 puntos y 10 asistencias a los guarismos de los Lakers, fue uno de esos jugadores que afrontó los momentos decisivos con la pólvora mojada. El cuatro veces campeón de la NBA solo pudo anotar dos puntos tras el descanso y cerró el último cuarto con un 0 de 4 en tiros de campo y dos pérdidas de balón. Una efectividad que si mostraron, por ejemplo, Blake Griffin (23 puntos) y Wayne Ellington (20 puntos).

“Creo que Detroit jugó extremadamente bien esta noche. Y nosotros no lo hicimos”, afirmó el alero. “No jugamos nada bien. Parece que nuestras piernas nos fallaron un poco en este back-to-back. Así que fue resultado de ello.”

Una justificación que, sin embargo, no explica el colapso angelino. Tras el triple de Talen Horton-Tucker a menos de nueve minutos para el final, los Lakers erraron doce lanzamientos seguidos y sería un dual player como Devontae Cacok el encargado de descorchar nuevamente el champagne.

“Detroit jugó un buen partido”, reconoció el head coach Frank Vogel. “Pero este es un partido que debimos ganar. “No tuvimos ritmo en la segunda mitad. Tampoco fuimos fuertes en defensa. Y jugar sin Anthony [Davis] nos llevó a buscar ese ritmo con combinaciones a las que no estamos acostumbrados. Y no lo encontramos. Pero así es la NBA. Una noche es diferente a la siguiente y existe una energía distinta en cada partido.”

Hace apenas dos días, Los Angeles Lakers lideraban la NBA con un récord de 14-4. Ahora han caído hasta la tercera posición de la Conferencia Oeste y los críticos no han tardado ni un segundo en afilar sus cuchillos. No obstante, y como es evidente, las cosas no han cambiado lo más mínimo en el seno de la organización.

“Es habitual que los medios de comunicación y los aficionados hablen de nosotros cuando perdemos dos partidos seguidos. Que tenemos problemas y todo eso. Pero cuando te encuentras en las trincheras, dentro de la organización, junto al equipo y el personal, te das cuenta de que nos gusta usar la regular season como un ensayo, por decirlo de alguna manera, para los playoffs.”

(Fotografía de portada de John McCoy/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.