Kyrie Irving aborda con cautela el conflicto con China

El base de Brooklyn entiende que ya hay bastantes problemas en Estados Unidos como para involucrarse en los de otros países

estuvo allí. Justo cuando la ola de tensión con iba in crescendo, el base All-Star se encontraba en el país asiático con Brooklyn para lo que esperaba fuesen unas jornadas amenas con diversos actos con los aficionados chinos y dos interesantes partidos contra Los Angeles Lakers. Nada de eso se cumplió. Aunque los encuentros se disputaron, Irving y sus compañeros pasaron la mayor parte del tiempo recluidos en el hotel a la espera de volver a casa. La situación era más que incómoda. No paraban de escuchar y leer noticias sobre cómo se estaba enturbiando el ambiente mientras esperaban a que llegase Adam Silver para conocer de primera mano cómo estaban las cosas.

La reunión con el Comisionado de la NBA llegaría el 9 de octubre, justo un día antes del primer partido que debían jugar contra los californianos. El point guard de la franquicia neoyorquina no da demasiados detalles de lo que ocurrió allí, ya que su idea era mantener en privado lo que se dijo en tal encuentro; sin embargo, deja claro que dio su opinión.

“Es complicado mantener una reunión como esa en casa, especialmente cuando se trata de la marca NBA y de los jugadores afectados por ella. Defiendo cuatro cosas: paz interior, libertad, igualdad y paz mundial. Si lo que ocurre entra en conflicto conmigo, tendré algo que decir; y eso es justo lo que pasó en esa habitación”, señala en declaraciones recogidas por Dave McMenamin de ESPN.

Cuestionado por cómo se vivió dentro del vestuario, Irving admite que entre los compañeros –y también en presencia de Silver– se llegó a plantear si debían jugar los partidos. “Hablamos de ello en equipo y tomamos una decisión grupal. Decidimos seguir adelante y jugar. Eso fue lo que hicimos”, señala sin querer hacer más comentarios sobre lo que se dijo en esas conversaciones.

Manifestantes en Brooklyn

Aunque en el seno de los Nets pensasen que la tensión había pasado tras abandonar China, en el último partido en Brooklyn se llevaron una sorpresa al ver a dos grupos de manifestantes aparecieron con camisetas que decían “Stand with Hong Kong” y carteles que ponían “¿Morey o money?”. Además, entonaron cánticos diciendo: “¡Qué vergüenza Joe Tsai!”, en referencia al propietario del equipo, quien nació en Taiwán y tiene su casa en Hong Kong. En cuanto a este percance, el entrenador Kenny Atkinson dijo estar más pendiente de lo que sucedía en pista, mientras que Irving prefiere dejar su opinión en privado.

“Entiendo que tanto Hong Kong como China están lidiando con sus problemas respectivamente. Pero ya hay suficiente opresión y problemas a atajar en Estados Unidos como para que yo participe de los que hay en otras comunidades”, sentencia.

(Fotografía de Mike Lawrie/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Memphis y Chicago, interesados en hacerse con Iman Shumpert

Varios dedos dislocados en su mano, el bagaje de Westbrook para iniciar el curso

Siguiente