Kyrie Irving se corona MVP dando el triunfo a la Conferencia Este

Conferencia Este 163 – Conferencia Oeste 155

Ni ni . Si hay un jugador que brilló con luz propia sobre suelo de Luisiana ese fue . El jugador de los Cleveland Cavaliers no empezó el Game deseoso de acaparar juego ni lanzándose tiros en busca de hacer números. Simplemente el partido llegó a él. 24 puntos en una segunda mitad en la que fue el impulsor de la remontada de la Conferencia Este, equipo que anotó los 10 últimos puntos del partido tras llegar a ir perdiendo previamente por 18 tantos de diferencia.



Irving fue elegido MVP de la noche de las estrellas gracias a sus 31 puntos, 14 asistencias y 5 rebotes con 14 de 17 en tiros de campo.

El partido empezó con el guión previsto o, al menos, anunciado. LeBron James salió como si de una final se tratase. Un robo y dos mates para abrir un partido en el que todos los focos estaban puestos sobre él y Kevin Durant. El alero de los Thunder empezó algo precipitado con dos triples que se fueron al hierro, pero poco a poco le fue cogiendo el ritmo al encuentro, tanto como para finalizar la primera mitad con 22 puntos.

Invitados de lujo

Muchos auguraban la noche como un duelo cerrado entre los jugadores franquicia de Heat y Thunder, sin embargo hubo dos otros que se colaron con lo que mejor saben hacer. Por el Oeste fue quien a base de volar y volar se fue hasta los 20 puntos en el primer tiempo. Mientras, en el Este era el que con suspensiones se marchó también hasta los 20.

En lo que concierne al resultado del partido, los chicos del Este empezaron más entonados, algo que cambió a medida que Durant fue entrando en calor y metiendo triples, lo que posibilitó que la Conferencia Oeste se marchase 13 puntos arriba a los vestuarios.

La hora del chico de Melbourne

Con 21 años y sólo tres en la liga, Kyrie Irving demostró estar a la altura de los más grandes de la NBA con una segunda parte de 24 puntos, igualando así el récord de anotación en un sólo periodo que ostentaba (MVP del All-Star Game de 1997 cuando jugaba en los Charlotte Hornets). Su actuación, plena de momentos brillantes como un baile de pies que le hizo a Dwight Howard antes de acabar anotando por encima del pívot de los Rockets, bien mereció el galardón, entregado por primera vez por Adam Silver.

Máximos anotadores

Pese a que la victoria y el MVP cayeron del lado Este de la balanza, los jugadores que más anotaron fueron Kevin Durant y Blake Griffin, ambos con 38 puntos; una marca que les dejó a sólo cuatro de alcanzar el récord en un partido All-Star, el cual pertenece a con 42.

Los jugadores con números destacados al finalizar el partido fueron Anthony con 30 puntos y 8 triples, James con 22 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias, Durant con 38 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias incluyendo 19/23 en tiros, con 18 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias y con 13 puntos y 9 rebotes.

A excepción de Irving, los otros bases totulares estuvieron algo más apagados. Stephen Curry terminó su primer All-Star Game con 12 puntos y 11 asistencias y Chris Paul con 11 puntos, 13 asistencias y 3 robos.