Kyrie Irving, sobre la bacanal ofensiva: “En la NBA ya no se defiende”

Menuda temporada de ataques desenfrenados y puntos que saltan de las manos. La ofensiva en la NBA vive un estado de salvaje exaltación. Para hacernos una idea, esta temporada todos los equipos están por encima de los 103 puntos por partido siendo que en todo el pasado curso lo estuvieron 25. No es un comienzo impactante para defender los opíparos festivales anotadores que se vienen sucediendo, pero el prisma cambia si se tiene en cuenta que el líder en anotación singular esta temporada, Milwaukee, anota más de 120 tantos por noche (121,4); el pasado curso, su homónimo (Golden State) estaba en 113. Y la escalada es proporcional en todos los puestos de la clasificación anotadora del presente curso respecto al pasado. Hay una auténtica revolución.

Quien menos anota, curiosamente, son los Grizzlies, el mejor equipo de la Conferencia Oeste en estos momentos. Su saldo ofensivo es de 103,1 puntos por partido, flujo bastante superior al farolillo rojo del pasado año (Sacramento), que presentaba valores de 98,8 tantos por velada.

Y el progreso anotador como tendencia sostenida se confirma al observar que el ofensive rating global de la temporada (el promedio de todos los equipos) es el más alto de los últimos 44 años, desde que se miden estos datos, como pudo avanzar J.I. Pinilla en una pieza para Diario AS.

109,4 es la anotación media por 100 posesiones de toda la competición; valor superior a las últimas cuatro décadas y, claro, a la pasada temporada, que acabó con un volumen de 108,6 puntos cada 100 posesiones.

Más posesiones, se juega más rápido (excepto Memphis), se tiran más triples, se procura anotar más en menos tiempo, se ha reducido el reloj de posesión tras rebote ofensivo… Toda una serie de factores que empujan el estirón anotador de la presente temporada.

Algo que , base de Boston , explica simplemente por la existencia de defensas más pobres en la liga. “Creo que en la NBA ya no se defiende. Estamos como en las décadas de los 60-70. Partidos que terminan 132 a 112 142 a 121. No hay defensas. Ninguna”, pudo compartir Irving después de caer ante Charlotte Hornets el pasado martes y recogió el diario Boston Globe.

Ritmo desatado

El ritmo frenético de posesiones también explica el crecimiento. Mientras que la pasada temporada solo cinco equipos tuvieron un pace (posesiones jugadas de un equipo por partido) superior a 100, esta temporada son 23. Todo el mundo disputa más posesiones y trata de anotar más en menos tiempo. Y lo están consiguiendo.

Por unos motivos o por otros, los ataques y las anotaciones se han desatado hasta nueva orden. La tendencia parece querer convertirse en ley durante la presente temporada.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Kevin Durant y el supuesto ‘like’ a que Green se marche

Paul George estrenó las Nike PG 2.5 x PlayStation

Siguiente