¿Kyrie Irving tirando la caña a Carmelo Anthony?

La que está cayendo últimamente en Houston. Con un arranque muy debajo de lo esperado (ya de por sí inferior al nivel del pasado curso), podría haber jugado su último partido representando a la entidad texana y muchas lupas apuntan a su marcha inminente —podría ser cortado— del conjunto que entrena Mike D’Antoni. Se quieren curar en salud los , que viendo que las cosas no están marchando en general, ven una empresa ruinosa tratar de acoplar a Melo a su sistema. Quieren centrarse en ganar como lo hicieron el pasado curso y en esa tesitura estarían replanteándose el rol y futuro de Anthony en el equipo.

Con la reputación e Carmelo más a ras de suelo que nunca en su carrera (15 años en la NBA y será Hall of famer), se especula ya con si otro equipo podría querer acoger sus servicios después de las dos malas experiencias en Houston y OKC, la pasada temporada. Todo eso teniendo en cuenta que de verdad los Rockets rompiesen los votos con su jugador, hecho todavía no oficial ni oficioso. Pues bien, una voz autorizada en un vestuario importante, como son en los , se ha encargado de valorar que los jugadores sí respetan a Carmelo Anthony.

“Ahora mismo creo que estaría bien tener a un jugador con 14 o 15 años de experiencia que nos ayude en la temporada regular, pero que entienda también que esto es una carrera de fondo, una maratón, y no es un sprint”, pudo alegar Kyrie a los medios tras la derrota de su equipo anoche ante Portland.

Al hilo de esa derrota Irving también se preocupó por sacar el látigo contra sí mismo y su equipo. “A lo mejor no somos tan buenos como nos pensábamos”, dijo el base sobre el inicio de Boston, ahora mismo con 7-6.

Carmelo y la NBA moderna

Lo que parece claro es que aunque el talento de Carmelo ha sido histórico, la evolución de la NBA y el juego cada vez casan menos con sus habilidades. Las defensas de funciones (no posiciones) y cambios de asignación constantes son un orzuelo de dimensiones bíblicas para la nitidez del alero, que nunca fue un defensor modélico —por decirlo con elegancia— y menos va a empezar a serlo cuando su cuerpo evidencia síntomas de regresión.

Tampoco ayuda que Carmelo no haya, de momento, sabido adaptarse a un oficio secundario. Su prime y mejores años, claro, fue como jugador principal pero no rindió a tal nivel cuando no fue la referencia de cuantos estaban en la cancha; excepto al embutirse en la camiseta nacional. Puede ser una tontería o bien que Melo no sepa rendir de la misma forma con un rol secundario.

De una forma o de otra, Carmelo Anthony todavía tiene canastas en las manos y en un lugar u otro podría dar un nivel superior al que está mostrando en la actualidad.