La ausencia de Leonard sigue sin ser una excusa para el rodillo de San Antonio

Tócala otra vez, Gregg. Como si de una melodía que has tarareado una y otra y otra vez, los chicos de Popovich desplegaron las armas que ya todo el mundo sabe de memoria (y casi ninguno es capaz de detener) para llevarse el triunfo ante Miami por 117-105.



Ni la prolongada ausencia de sirve como excusa para que los se escuden en malas noches. Si vienen mal dadas, ellos aplican su método hasta hacer que sean mucho más plácidas. Es una cuestión de práctica y tiempo.

terminó con 18 puntos en su haber, mientras que Brin Forbes y Rudy Gay acumularían 17 y 16 tantos, respectivamente. “Que esto funcione se debe a que todos estamos dispuestos a hacer un pase más para lograr que [cada canasta] tenga éxito. Tenemos que encontrar al hombre abierto y darle un buen pase para que tenga un mejor lanzamiento. Hemos estado haciendo esto durante los últimos partidos. Creo que es una de las mejores cosas que tiene el sistema, todo el mundo juega para el otro y eso genera un buen número de victorias”, explicaba Gay.

En la misma línea se expresó Popovich quien, tras ver que sus Spurs acababan con 30 asistencias, señaló que “ver esto es siempre maravilloso. Cuando te sientas y empiezas a sentirte bien por ello, te das cuenta de lo que Golden State hace cada noche. Vale que nosotros tenemos otras maneras de lograrlo, no hay que volverse locos, pero sí que es bonito de ver”.

En el lado de los , tendría 25 puntos y Dion Waiters otros 22. “Fue sorprendente que lográsemos 35 puntos en el primer cuarto. Movimos bien la bola, hicimos algunos triples, lo cual siempre ayuda, y luego ellos empezaron a tener el partido más en la línea que querían”, declaró Erick Spoelstra.