Kevin Love será duda para el resto de las Finales

Un fortuito, aunque imprudente, codazo de Harrison Barnes a Kevin Love en el segundo cuarto durante la lucha por un rebote ha puesto en serio peligro la participación del ala-pívot de los Cavaliers en el resto de la eliminatoria contra Golden State. Aunque Love siguió inicialmente en cancha y llegó a salir con el resto de los titulares en el tercer cuarto, sufrió una serie de mareos que obligaron a su equipo a retirarle por el resto del partido.

Tras ser examinado, los Cavaliers y la NBA decidieron someter a Love al protocolo que la liga ha establecido para jugadores con síntomas de conmoción cerebral. De esta forma, Love no estará disponible hasta que deje de presentar estos síntomas, certificando su recuperación. Por experiencias previas de otros jugadores, este proceso puede durar desde un día hasta varias semanas, por lo que cualquier pronóstico sobre su fecha de recuperación es arriesgado.

El propio Tyronn Lue, entrenador de los Cavs, no quiso comprometerse a su posible aparición en el tercer partido de las Finales que se disputará en Cleveland el próximo miércoles. “Perder a uno de nuestros tres jugadores más importantes siempre va a tener un gran impacto”, explicó Lue en rueda de prensa. “Pero ahora mismo está en el protocolo de conmociones cerebrales. Será evaluado diariamente”. Preguntado sobre cuál sería su reemplazo en el cinco inicial en caso de baja definitiva, el técnico de Cleveland respondió “no estoy aún seguro”.

Tanto la NBA como Lue tuvieron que responder también sobre el regreso inicial de Love tras el duro golpe en la cabeza, que le dejó durante más de un minuto tendido en el suelo. “Al descanso no presentó ningún síntoma”, explicó Lue. “(Kevin) no habló sobre ello. Cuando regresó en el tercer cuarto, vi que parecía mareado”, decidiendo retirarle del partido para no volver. Por su parte, la propia liga emitió un comunicado explicando que Love “no exhibió ninguna señal o síntoma (de conmoción cerebral) durante la primera mitad”, justo después del golpe de Barnes.

A nivel táctico, la posible baja de Love deja a los Cavs sin uno de los jugadores que, estando inspirado, puede cambiar el curso de un partido. Pero su irregular rendimiento, especialmente en defensa, no ha ayudado especialmente a su equipo en estas Finales. Tyronn Lue tendría la posibilidad de mantener a un 4 abierto como Channing Frye en el cinco inicial, o apostar por un interior puro del estilo del ruso Timofey Mozgov, titular durante gran parte de la temporada pero relegado al fondo del banquillo durante los Playoffs. Con dos días de descanso y un viaje a Cleveland por medio, la situación de Kevin Love podría dar un interesante cambio de escenario para el tercer partido de las Finales.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Sobrevivir a un 2-0: precedentes de una remontada improbable

¿Interés mutuo entre Noah y Minnesota?

Siguiente