La D-League se carga de jugadores con experiencia NBA


Los últimos días han sido especialmente prolíficos para que los equipos de la D-League se refuercen con nombres ilustres. Con algo más de dos semanas de competición, un buen puñado de ex-jugadores NBA han decidido buscar su regreso a la máxima competición a través de liga de desarrollo. Después de que viejos conocidos como los ex-Lakers Ryan Kelly (ahora en Atlanta) y Anthony Brown (New Orleans) no tardaron en dar el salto tras arrancar la temporada en la D-League, otros se han apuntado a seguir sus pasos.

El sábado, el veterano Von Wafer abría la veda, siendo adquirido por los Delaware 87ers (afiliado de Philadelphia). El escolta de 31 años volvía a los orígenes tras haber despuntado en la D-League hace 10 años con los Colorado 14ers. Tras una temporada brillante en 2008-09 con Houston y otras no tan brillantes en Boston y Orlando, la carrera de Wafer ha sido especialmente nómada, pasando por Europa, China y Puerto Rico antes de volver a buscar una nueva oportunidad en la NBA.

Los Mavs no se olvidan de Acy

Por su parte, los Texas Legends (herederos de los 14ers de Von Wafer y actualmente afiliados de Dallas) se reforzaron con el base Tony Wroten, cortado por Memphis en verano tras no superar sus problemas físicos, y con Quincy Acy. El ala-pívot regresa a la órbita de los Mavs tras ser cortado días atrás para firmar a Jonathan Gibson. Para poder quedarse con sus derechos, los Legends tuvieron que traspasar una 1ª ronda de 2017 y los derechos de Jamil Wilson (actualmente en la liga italiana) a los Los Angeles D-Fenders, el equipo que tuvo la primera opción de fichar a Acy.

Y es que estos fichajes no han sido técnicamente como agentes libres. Cuando un jugador desea incorporarse a la liga de desarrollo con la temporada empezada, no tiene a priori el poder de elegir libremente a su equipo. La liga mantiene una lista de prioridad entre las 22 franquicias actuales, renovada tras cada movimiento, para adquirir a cada jugador que firma contrato con la D-League. Por este procedimiento, otros dos jugadores de reciente pasado NBA aterrizaron en su nuevo equipo.

El buen precedente de Marshall

Un joven veterano como Kendall Marshall (25 años), quien ha brillado en la NBA de forma intermitente cuando las lesiones se lo han permitido, volverá a probar suerte en la D-League con los Reno Bighorns, afiliado de los Kings. No es la primera vez que el base intenta regresar a la competición por esta vía. En 2013-14, Marshall pasó por los Delaware 87ers antes de ser reclamado por los Lakers en la que sería su mejor temporada como profesional, promediando 8,0 puntos y 8,8 asistencias en la NBA.

La penúltima llegada fue la del escolta Jordan Adams, quien pasó las dos últimas temporadas en Memphis, siendo ahora adquirido por los Oklahoma City Blue, afiliado de los Thunder. Y el próximo, a espera de conocer destino (los Greensboro Swarm, afiliado de Charlotte, tendrán prioridad), será Archie Goodwin. El ex-escolta de Phoenix y New Orleans firmó contrato con la D-League, según el periodista Chris Reichert, dando aún más lustre a una competición que se ha cargado de interesante talento en los últimos días.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.