La exhibición de De’Aaron Fox se queda sin premio


El partido de anoche define a la perfección el presente de los Sacramento Kings: un equipo con jugadores talentosos que parece abocado a estrellarse año tras año.

De’Aaron Fox mostró el mejor baloncesto de su aún corta carrera para marcharse hasta los 43 puntos –su récord de anotación en la NBA– a los cuales sumaba 13 asistencias. Sí, más de la mitad de los puntos del equipo salieron de sus manos. Y a tal exhibición debemos añadir los 26 puntos y 10 rebotes que llevó a la mesa Marvin Bagley III. Grandes números de ambos, pero nueva derrota; y van ocho en los diez últimos partidos.

Para el anecdotario queda que Fox se haya convertido en el primer jugador de los Kings que hace al menos 40 puntos y 10 asistencias en un partido desde el mítico Tiny Archibald, quien alcanzó tales guarismos el 13 de marzo de 1973. Los partidos que terminan viendo como el rival vence se acumulan y, aunque esto no ha hecho más que empezar, estar ante la 15ª campaña consecutiva en la que se queden sin playoffs es una posibilidad muy real.

Lo cierto es que ante los Pelicans pelearon, pero no les alcanzó. Tener un 51,6 por ciento en tiros de campo y perder únicamente 10 balones debería ser suficiente para cantar victoria, pero es que la defensa de los chicos de Luke Walton está siendo un auténtico desastre. Anoche encajaron 128 puntos para llevar su racha de encuentros recibiendo al menos 120 puntos hasta los ocho… Con tal dinámica igualan su segunda peor racha de las últimas 35 temporadas.

Aunque la situación en la capital de California es de todo menos cómoda, el head coach, Luke Walton, quiso sacar la nota positiva de lo visto ante New Orleans al señalar que al menos sus chicos habían luchado por el partido. “Me complació mucho ver como recuperamos nuestra capacidad de pelea esta noche. Así es como estábamos jugando a principios de año y así ganábamos partidos. Ellos convirtieron algunos tiros en la recta final y perdimos nuestra oportunidad”.

Un Zion de récord

Sacramento perdió, pero lo hizo ante el Zion Williamson más efectivo que hemos visto hasta el momento. La estrella de la franquicia de Luisiana se marchó hasta los 31 puntos con un 13 de 15 en tiros de campo (86,6 por ciento). Según datos de ESPN Stats, es el porcentaje más alto de acierto en la historia de los Pelicans para un jugador que ha alcanzado los 30 puntos. Al acabar la noche su entrenador, Stan Van Gundy, no pudo sino aplaudir el nivel exhibido por su pupilo.

“Encuentra el camino hacia el aro sin importar la defensa a la que se enfrente, y además es un gran finalizador. Probablemente debería lanzar el doble de veces durante los partidos. Ni siquiera le pitan faltas y de igual modo es eficiente”.

Para romper una racha de cinco derrotas consecutivas Zion contó con la colaboración de Brandon Ingram (22 puntos) y con el buen desempeño de Eric Bledsoe, quien aportó 21 puntos y 6 rebotes con un 3 de 4 en triples.

(Fotografía de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.