La exhibición de Green acaba con Lillard y McCollum


Cómo ha empezado la serie entre Golden State y Portland. Damian Lillard y C.J. McCollum se combinaron para hacer ni más ni menos que 75 puntos, lo que les sirvió para mantenerse en el partido hasta el último cuarto, momento en el que Draymond Green, ese jugador que hace de todo a nivel All-Star, decidió el primer punto de la eliminatoria con una feroz defensa que permitió a los Warriors acabar imponiéndose por 121-109.

Kevin Durant anotó 32 puntos y Stephen Curry se marchó hasta los 29, pero este choque de primera ronda se recordará siempre por lo que hizo Green. Su aplastante mentalidad. Su capacidad para ganar partidos desde la emotividad. Su juego total. Todo ello fue lo que terminó por hacer claudicar a los Blazers.

Fueron exactamente 19 puntos, 12 rebotes, 9 asistencias, 5 tapones y 3 robos. Pero lo más grande de sus números, los cuales no se daban en la fase final del curso desde la temporada 1972-73, fue que estuvieron aún por debajo del grado de importancia que tuvo para poner el 1-0 en la eliminatoria.

Tras tres periodos el electrónico del Oracle Arena reflejaba un 88-88 que hacía pensar en 12 minutos de infarto. Como decíamos, C.J. McCollum, con 41 puntos (27 en el primer tiempo), y Damian Lillard con 34 (21 en la primera mitad), estaba dando una master class ofensiva de las que cuesta ver en playoffs; algo que quedó sin premio ante la intensidad de Green, quien lideró un decisivo parcial de 15-2 a favor de Warriors mientras Curry y Durant estaban en el banquillo.

Lo de este ala-pívot formado en Michigan State fue tan impresionante que ante él los Blazers solo pudieron anotar 4 de 16 tiros; es decir, se quedaron en un 25% cuando le tenían enfrente mientras que en el global del partido se marcharon al 43%.

¿Dos contra todos?

Lo hecho por Lillard y McCollum es igualmente elogiable. Entre ambos hicieron 48 puntos de los 56 de su equipo en el primer tiempo, lo que les sirvió para cerrar la mejor primera mitad desde que juegan juntos. Además, los 27 de McCollum igualaron la mejor marca de un jugador de los Blazers en una primera parte de playoffs, y fue la primera vez que dos jugadores de Portland llegan a 34 en un partido de la postemporada desde que lo hiciesen Clyde Drexler y Terry Porter el 19 de mayo de 1992.

Hablamos de grandes números sí, pero insuficientes ante un rival que no tiene dos, sino cuatro armas mortales. Para hacernos una idea. En la primera mitad entre Curry y Thompson acumularon 20 puntos, por los 48 del backcourt rival, haciendo un 2 de 9 en triples. Aun así, el resultado al descanso era de empate a 56.

Sin Nurkic

Si hay alguien que dio el empujón definitivo a Portland para estar en playoffs ese fue Jusuf Nurkic. El pívot bosnio, aquejado de una fractura no desplazada en su pierna derecha, no estuvo en el Game 1 y se desconoce cuándo podrá volver. Sin él los Blazers perdieron la lucha por el rebote 45-38.

Lillard, a lo Drexler

Que Lillard está ya entre los mejores jugadores de la historia de la franquicia de Oregon es un hecho. Con sus 34 puntos ante Golden State, el base acumula siete noches de postemporada anotando 25 o más puntos, algo que no veían en Portland desde que lo hiciera Clyde Drexler del 29 de abril al 14 de mayo de 1992.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.