La lucha social entra de lleno en la NBA


Muchos equipos de la NBA empiezan a discutir la necesidad de un cambio social. Y no, no estamos hablando de terminología aplicada solamente al terreno baloncestístico, sino que nos la estamos llevando a un plano general, vital y respeto entre personas.

Aprovechando que el inicio de la pretemporada está a la vuelta de la esquina y que la actualidad de la liga va a empezar a reactivarse, hay varios equipos que han tomado la iniciativa para abordar un tema que está sucediendo con demasiada frecuencia en Estados Unidos.

La preocupación por la muerte de hombres de raza negra a manos de la policía o de supuestas patrullas vecinales ha desencadenado muchos sentimientos encontrados en las últimas semanas (y desgraciadamente ya mucho más tiempo que eso), generando protestas y manifestaciones públicas en multitud de lugares. Véase Baltimore, Milwaukee, Chicago, Nueva York, Ferguson, Missouri, Tulsa, Oklahoma o Charlotte.

En lugar de seguir hacia delante y no atender la realidad, Stan Van Gundy ha sido de los primeros en tomar el micrófono y expresar con voz alta que cuando haya que exigir cambios en las leyes para erradicar estas tragedias, él va a estar ahí apoyando.

“Nadie puede estar feliz con lo que está pasando en estos momentos”, dijo ayer el técnico de los Pistons. “Me gusta lo que dijo Steve Kerr. Tengas la ideología que tengas, no creo que una persona pueda decir que esto no es un problema. Estamos disparando a personas desarmadas. Debemos pensar que se les ve como amenazas debido, en gran medida, a su raza”.

Todos a una

Estas noticias se repiten con demasiada asiduidad, por lo que es lógico que una liga como la NBA, acostumbrada a dar un ejemplo ético diario, haya tenido en jugadores como Dwyane Wade, LeBron James, Carmelo Anthony o Chris Paul verdaderos estiletes a la hora de hablar del tema y mostrar su repulsa hacia él.

Y es que aproximadamente el 75% de los jugadores de la competición son de raza negra, de ahí que se trate de una situación que afecta de lleno a la sensibilidad de los jugadores, que no han cesado de manifestarse en las últimas horas.

“No estamos solamente protestando. Estamos intentando encontrar soluciones”, señalaba Quincy Pondexter, jugador de New Orleans.

“Es devastador todas las personas que están muriendo sin razón alguna. Las familias están de luto. Es una situación difícil, sobre todo por los hombres y mujeres que se supone que nos protegen”, añadió James Harden.

Con esa idea de intentar aportar algo y exprimir al máximo su poder como ídolos deportivos de muchos jóvenes, Anthony Davis comentó un punto muy interesante:

“Tenemos el poder para hacer cosas que otras personas no pueden hacer. Así que creo que debemos utilizarlo”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.