La segunda unidad, el rompecabezas de Van Gundy

, , , . Sin novedad en el frente. El quinteto titular de los Detroit Pistons vuelve sano y salvo tras el verano.

Con el embalse sin olas, el reto de se dibuja el curso que viene desde la segunda unidad. Hay proyecto serio y estable en la Motown. Los Playoffs tragaron y vomitaron a los Pistons casi al mismo tiempo, cortesía de los Cavaliers. Pero en la campaña que arranca en octubre SVG contará con cinco chicos jóvenes, de calidad y con un año más de experiencia. Esa parte seguirá rodando en pista por sí sola.

Ahora bien, giramos el cuello hacia el banquillo. y ; sus dos primeras opciones; sus favoritos en la rotación. Ambos vuelven también. El mercado ha depositado en el río que da nombre a la ciudad cosas interesantes. Con la corriente estival llegan y . Entre los de este párrafo y los cinco iniciales suman nueve. Una cifra que le suena genial a Stan.

En busca “del diez”

El curso pasado declaró que no le gustaba manejar una rotación demasiado larga, alegando que no había minutos suficientes para sus mejores jugadores —entendiendo por minutos suficientes un mínimo de diez por partido—.

“Creo que uno de nuestros grandes objetivos para el futuro es lograr una buena rotación. Pienso que tenemos lo necesario en la plantilla para conseguir una rotación flexible, pero ahora la historia es ver quién juega con quién y cuando toca realizar cada tipo de jugada. Creo que eso es lo que tenemos que solventar para conseguir un buen balance ataque/defensa y un equilibrio entre nuestros titulares y nuestros suplentes”, ha explicado Van Gundy.

Porque no son sólo estos nueve. o son dos jugadores también con posibilidades de arañar sus minutos. Su punto débil, su escasez de versatilidad. El fuerte, cuentan con una especialidad en la que destacan por encima del resto. El tiro de tres de Bullock, por ejemplo, puede fortalecer en un momento dado la alineación de los Pistons o darle ventaja en ciertas fases del partido. Aún así, el deseo de SVG de una rotación estable juega en su contra.

El factor X

“Estos dos chicos [Bullock y Hilliard] son dos buenos jugadores abiertos que nos ofrecen algo único”, ha aseverado su entrenador. “Darrun nos da una capacidad para hacer jugadas y driblar inmejorable, sólo por detrás de Reggie Jackson o Ish. Y luego Bullock ha emergido como el mejor tirador exterior de nuestro equipo [41,5% en RS]. Son dos facultades que realmente necesitamos, y tenemos que ver como hacerlos encajar”.

Margen de maniobra hay, de sobra. Caldwell-Pope promedió 37 minutos el curso pasado, y Morris 36. SVG ya ha dicho que quiere rebajar sus minutos, aceptando que “vamos a hacer lo que sea para ganar, pero creo que podemos ser más profundos [en la rotación]”.

Cuanto más profunda mejor. O eso estarán pensando todos los demás: Boban Marjanovic, Steve Blake, Ray McCallum, Henry Elleson…