La situación de Willy Hernangómez se vuelve insostenible

está pasando por uno de los peores momentos de su carrera profesional. El actual pívot de los New York apenas cuenta para su técnico de y solo ha jugado un partido en las últimas once jornadas (5 minutos ante Charlotte Hornets). Pese a que la dirección técnica ha reconocido por activa y por pasiva que cuenta con él para el futuro, el español no vería con malos ojos una salida en busca de minutos de juego.

“Está siendo muy difícil para mí”, reconoció al NY Post. “Lo único que puedo decirte es que trabajo duro todos los días y trato de estar listo para cuando me necesiten. Me alegra apoyar a mis compañeros desde el banquillo porque estamos ganando. Pero está siendo muy difícil para mí. He jugado 15 partidos en toda la temporada. Es complicado. Pero trabajo muy duro. No me gusta mi actual situación, pero trataré de aprovechar el tiempo que tenga en la cancha”, explicó.

Willy, de 23 años, ha disputado durante este curso 15 partidos oficiales con un promedio de 5,3 puntos y 3,4 rebotes en 10,6 minutos de juego. El traspaso de y el buen hacer de Kyle O’Quinn desde el banquillo le han cerrado las puertas del equipo.

“Quiero jugar. Realmente quiero jugar. Amo Nueva York. Está aquí Porzingis, pero quiero jugar”, reconoció. “Soy muy joven todavía. Es mi segundo año, pero tengo que jugar para mejorar. He estado trabajando muy duro. Todo lo que hago es entrenar al cien por cien”, destacó.

Steve Mills y Scott Perry le consideran imprescindible; sin embargo, eso no se ha traducido en minutos de juego. Si tras el parón del All-Star Weekend las opciones de Playoffs se han esfumado para los neoyorquinos, quizás intenten negociar un traspaso, ya sea por O’Quinn, Kanter o el propio Hernangómez. La situación de Joakim Noah se antoja imposible por sus problemas físicos y su alto contrato firmado (todavía le restan 3 cursos y 56 millones de dólares).