La exitosa “fobia” de LeBron a las camisetas con mangas

Manías, rutinas, supersticiones y fetichismos los hay a cientos en el mundo del deporte. Es habitual establecer una serie de pasos a seguir escrupulosamente en día de partido importante, o asociar una equipación concreta a la victoria si, en un momento dado, se crea esa conexión.

El segundo caso es el que ha dado lugar a este post. Pero aquí además es más curioso, porque ha pasado de un extremo a otro. Él, como casi todos los seguidores de la NBA, odiaba jugar con las “nuevas” camisetas con mangas. No ya sólo por su valor antiestético o de confort, sino también porque, cuando a principios de la presente temporada los estrenaron su camiseta negra con mangas ante los , James tuvo una de sus noches más aciagas en el tiro.

https://vine.co/v/eLMwarhVKLt

Muchos recordaréis aquel instante en el que LeBron, desesperado, arrancó literalmente las mangas de su uniforme buscando la comodidad. No funcionó. James concluyó con un 9/23 en tiros de campo. Más adelante, no sabemos si por indicaciones de arriba o de motu proprio, declaro a ESPN que “las camisetas eran agradables” y que “les encantaban”. No obstante, en noviembre volvía a su versión anterior, explicando que no era un fan precisamente de ese tipo de diseño, ya que “le tiraba del brazo al lanzar”.

Petición personal

Por eso, extrañó y mucho ver que los Cavaliers saltaban en el vital Game 5 —¡un partido de eliminación!— de anoche ante los con la dichosa camiseta oscura y con mangas. Algunos ya pregonaban una imposición por parte de la NBA. Sin embargo, Chris Mannix de The Vertical se adelantaba al revelar que no; que era una petición expresa de los Cavs lucir ese uniforme en semejante velada.

Múltiples periodistas se hacían eco por las redes sociales preguntándose como diablos LeBron James había consentido esa equipación precisamente en la noche en la que su comodidad era más importante que nunca. Pues la sorpresa ha venido cuando el propio Chris Haynes ha descubierto que ha sido el mismísmo LeBron quien pidió expresamente luchar contra sus demonios y jugarse la mano con esa camiseta.

En las breves entrevistas postpartido James no dijo nada al respecto, pero su colega de equipo  sí contó que decidieron vestirlas por “una cuestión de orgullo”. El resultado del riesgo corrido ya lo conocemos: 41 puntos, 16 rebotes, 7 asistencias 3 robos y 3 tapones. Un ‘hurra’ por las camisetas con magas.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Rondo analiza los problemas de los Kings

Colangelo no ve clara la llegada de Dario Saric

Siguiente