La vuelta de Luol Deng no frena la depresión de Chicago

99 – 77



Nuevo partido para olvidar de unos Chicago Bulls que no levantan cabeza desde la lesión de Derrick Rose. Ni siquiera el regreso de , que se fue a los 17 puntos, además de sumar 7 rebotes y 4 asistencias, fue suficiente para que lograsen competir hasta el final ante unos Toronto Raptors que llevan dos triunfos consecutivos desde la marcha de Rudy Gay, y que tuvieron en el equilibrio ofensivo su mayor arma.

La satisfacción por el traspaso de Rudy Gay se traduce en números (26 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias entre Greivis Vásquez, John Salmons y Patrick Patterson) y en palabras: “Creo que estas piezas encajan“, señaló Dwane Casey hablando de cómo ha mejorado el juego del equipo desde el intercambio con los Kings.

Los tres primeros cuartos fueron de dominio canadiense, aunque lo cierto es que los Bulls se mantuvieron en la pelea gracias a Deng y al esfuerzo defensivo de Joakim Noah, pero ese trabajo se vino abajo en el último cuarto, cuando los locales cayeron con un parcial de 26-11 a favor de los Raptors. La mala selección de tiro, sobre todo de Carlos Boozer, que terminó con 4 de 18, fue un lastre demasiado pesado.

Tampoco las lesiones abandonan a los de Tom Thibodeau, que vieron como en el calentamiento perdían a con problemas en la espalda, lo que posibilitó que Marquis Teague fuese titular y que DJ Augustin jugase sus primeros minutos.

Todo el caos de los de Chicago se traducía en equilibrio al otro lado de la cancha. 60 puntos entre cuatro titulares sin que ninguno llegase a los 20 puntos, (16), DeMar DeRozan (15), Jonas Valanciunas (15) y Amir Johnson (14); y 26 asistencias (récord del año de los canadienses) marcaron un partido que deja más tocados, si cabe, a los Bulls.