Las estrellas de la quinta jornada olímpica

Aun siendo en la fase de grupos, el duelo entre Estados Unidos y Australia acabó siendo fue uno de los partidos que se quedarán en la memoria, más allá incluso de los 9 triples de que facilitaron el triunfo del Team USA. Además, Francia salvó un complicado duelo ante Serbia de la mano de dos de sus jugadores más en forma. Curiosamente, hasta tres jugadores del mejor quinteto de la jornada están o han estado en algún momento a las órdenes de Gregg Popovich en los Spurs.

Base

(Australia): 30 puntos (11/22 en tiros de campo), 2 rebotes.

Con la labor de distribución reservada a tiempo completo para , Patty Mills pudo dedicarse en exclusiva a su gran virtud: atacar el aro. La velocidad del base de los Spurs y su gran sintonía con Dellavedova y Andrew Bogut le permitió desestabilizar la defensa de Estados Unidos durante todo el partido. Promediando ya 25,7 puntos por partido va en perfecto camino para ser otra vez máximo anotador del torneo olímpico tras Londres 2012.

Escolta

(Francia): 22 puntos (6/10 en tiros de campo), 2 rebotes, 3 robos.

Tras ser el mejor jugador en Europa durante la pasada campaña, Nando De Colo fue clave tanto para meter a Francia en Río 2016 desde el Preolímpico como para dejar casi sellado su pase a cuartos de final. En un equipo cargado de jugadores NBA, la estrella del CSKA Moscú es hoy por la principal referencia ofensiva, siendo además un jugador importante en defensa en momentos claves del partido.

Alero

Carmelo Anthony (Estados Unidos): 31 puntos (9/15 en triples), 8 rebotes, 2 robos .

El jugador estadounidense que mejor se adapta al baloncesto FIBA se convirtió anoche en el máximo anotador de la historia de su país en Juegos Olímpicos a lo grande. Sin la exhibición triplista de Carmelo Anthony, la racha de 10 años sin perder un partido de Estados Unidos hubiera quedado seguramente rota. El alero de los Knicks se quedó a un triple de su propio récord olímpico establecido en Londres 2012 contra Nigeria.

Ala-pívot

(Francia): 11 puntos (3/5 en tiros de campo), 9 rebotes, 9 asistencias.

La privilegiada inteligencia en la cancha de Boris Diaw fue vital para la victoria francesa ante Serbia. El ala-pívot, el próximo año en Utah, fue en ocasiones el único jugador francés que distribuyó el balón con criterio, rozando el que hubiera sido el tercer triple-doble registrado de la historia de los Juegos Olímpicos uniéndose a un selecto club junto a Alexander Belov (1976) y LeBron James (2012).

Pívot

Andrew Bogut (Australia): 15 puntos (7/9 en tiros de campo), 3 asistencias, 3 robos.

En alguna ocasión del partido ante Estados Unidos, Andrew Bogut tuvo que ser tratado de su todavía maltrecha rodilla izquierda. No importó demasiado. Su habilidad en la pintura desquició a los pívots de Estados Unidos, manteniendo un insultante acierto en la pintura en este torneo sin estar físicamente al 100%, añadiendo de paso 3 tapones a su cuenta particular. Si su rodilla aguanta Australia será una de las principales favoritas a la que sería la primera medalla olímpica de su historia.

Mención especial

(Serbia), (Estados Unidos), Matthew Dellavedova (Australia), (Venezuela), (China).


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Shawn Marion y Al Harrington jugarán en los “Gotham Ballers”

Río 2016, día 5: EE.UU. y Australia regalan el mejor partido del torneo

Siguiente