Las manos de Kelly Olynyk le dan la victoria a Miami en las últimas décimas


El primer back to back de la temporada para los Heat se resolvió de una manera agónica en favor de sus intereses. Amenazaba la noche de jueves con colocar en el casillero de Miami un feo 0-2, tras la derrota de miércoles en Orlando. En su visita a Washington apenas 24 horas después, Miami se veía las caras con los Wizards, un plantel contra el que presumiblemente pelearán por los puestos playoffs en el Este.

Con menos de medio minuto por servirse, las cosas en la capital de Estados Unidos no iban bien para la franquicia de Florida. Ganaban los locales por 112-111 y tenían la bola. John Wall manejó la posesión hasta que a falta de 10 segundos lanzó un triple que sonaba a definitivo… pero que escupió el aro. Dwyane Wade capturó el rebote. Tiempo muerto y vida extra para los Heat.

Las manos de Olynyk


Así que Miami disponía de su responsabilidad y de su buen hacer para tratar de ganar la contienda. Jugada marcada para Wade, que en un clásico movimiento suyo lanza un tiro laterla que no acierta con la red. Y entonces aparecen las manos de Kelly Olynyk para capturar el rebote y casi en el mismo movimiento alzar el balón rumbo a la victoria. Canasta que vale oro, apenas dos décimas por jugarse quedaban, y triunfo de Miami.

Partido muy parejo

El choque quizá pudo ser una muestra de la rivalidad extendida en el Este que veremos para ambas escuadras. Hubo muchísima igualdad durante los 48 minutos, la misma que se espera entre las dos franquicias para la citada pelea por estar en las eliminatorias por el anillo. Ni Miami ni Washington consiguieron elevar sus ventajas en el electrónico más allá de los 10 puntos.

Wall cerró una noche de 26 puntos, 3 rebotes y 9 asistencias con ese fallo en el triple que rubricó su mala mano desde la distancia este jueves: 1/6 en tiros de tres. Como suele suceder en los Wizards, fueron él y Bradley Beal los que llevaron la iniciativa ofensiva, bien arropados por momentos por el veterano Jeff Green, 17 puntos como suplente.

En Miami, bien Rodney McGruder, quien con 20 puntos alcanzó su récord anotador en un partido como profesional, y muy bien Josh Richardson, que tras verse envuelto en el casi traspaso por Jimmy Butler y estar cerca de irse a Minnesota, ha empezado el curso siendo el referente anotador de los suyos. Contra Orlando, 21 tantos, y ayer 28 y máximo anotador del encuentro. Respira Miami, que amargó el estreno de los Wizards-que no obstante y como dato positivo colocaron 15 y tapones- y que ve las cosas un poquito mejor con su balance 1-1.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.