Las opciones de playoffs de New Orleans tropiezan con Minnesota


Los Wolves solo habían ganado hasta anoche dos de sus últimos 22 partidos

Si New Orleans Pelicans tenía previsto perder algunos partidos de aquí a final de temporada, el de anoche frente a Minnesota seguro que no era uno de ellos. Los de Luisiana, inmersos en la persecución del octavo puesto de la Conferencia Oeste, recibían a un equipo que no cuenta con su mejor jugador, Karl-Anthony Towns, y que venía tras haber perdido en 20 de los últimos 22 encuentros jugados. Nada de eso pesó. Los Timberwolves acabaron llevándose la victoria por 134-139 ante el enfado de Alvin Gentry, técnico de los locales.

“Con suerte, este será un partido que nos habrá servido para entender y aprender que no podemos permitirnos el no jugar centrados. Estamos inmersos en una situación en la que intentamos ganar partidos para seguir en la pelea. Debemos ser capaces de defender. No puedes simplemente correr arriba y abajo y pretender superar a todos solo con eso”.

Aunque la defensa nunca ha sido el fuerte de New Orleans durante la temporada, lo visto ante Minnesota supone igualmente un duro golpe en esta faceta del juego. Los 139 puntos que encajaron solo son superados por los 140 que recibieron el 12 de enero frente a Boston Celtics, claro que en aquella ocasión jugaron a domicilio y ante uno de los mejores conjuntos de la NBA.

Triple-doble de Holiday

Ni los 25 puntos y 8 rebotes de Zion Williamson ni el triple-doble de 27 puntos, 10 rebotes y 12 asistencias de Jrue Holiday fueron suficientes para los Pelicans. La segunda derrota consecutiva en casa les deja a cuatro partidos de Memphis Grizzlies, octavo de la Conferencia Oeste, en la lucha por ser equipo de playoffs. Para Zion se trata de un reto que quieren asumir. “Es una situación en la que quieres que te pongan. Creo que eso resalta la grandeza de todos. Es una de esas veces en las que la adversidad se presenta frente a ti. ¿Qué vas a hacer al respecto?”

Minnesota, un pequeño alivio

La temporada de los Wolves está acabada, pero ello no evita que cualquier alegría sea más que bien recibida. En New Orleans, con 28 puntos de Malik Beasley y 23 de D’Angelo Russell, lograron una victoria que sentó muy bien en el seno del equipo, que ve como las buenas noticias llegan a cuentagotas. Finalizado el encuentro, el entrenador jefe del equipo, Ryan Saunders, se mostró satisfecho por lo hecho por sus chicos.

“Fue una gran victoria para el equipo. Los Pelicans tienen un gran talento que puede pasarte por encima en oleadas… así que estoy muy orgulloso de lo que nuestro grupo ha sido capaz de hacer”.

(Fotografía de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.