LeBron, 2-0 en unas Finales por primera vez en su carrera


Cabría pensar que con nueve Finales de la NBA a sus espaldas (10 con estas) a LeBron James le quedarían pocas cosas por hacer en la ronda final por el anillo. Pero no es así. Con la victoria por 124-114, los Lakers se colocaron con una ventaja de 2-0 sobre los Miami Heat, un marcador que el alero de Akron nunca había tenido a su favor en unas Finales pese a su asiduidad en ellas.

Y es que la historia de LeBron con estas no es precisamente alegre. Con un 3-6 de balance, James no ha sido especialmente afortunado a la hora de pelear por el título, e incluso en los años en los que ha conseguido salir victorioso el arranque de las Finales no ha sido precisamente positivo para sus equipos. Es por ello por lo que este 2-0 es un caso único en su trayectoria, habitualmente plagada de inconvenientes o de grandes rivales.

Es más, el 1-0 con el que comenzó la eliminatoria ante Miami supuso tan solo la segunda ocasión en la que el alero arrancaba con un triunfo. La otra data de 2011, año en el que sus Heat acabaron cayendo ante los Dallas Mavericks por un marcador de 2-4.

2-0, victoria (casi) segura

Si los angelinos ya empezaban la eliminatoria como favoritos, esta ventaja tras los dos primeros encuentros hace difícil imaginar que el anillo acabe cayendo del lado de Miami. De hecho, la historia así lo dice, pues iniciar unas Finales con un 2-0 a favor es, con alguna excepción, sinónimo de victoria.

LeBron James es el protagonista de una de dichas excepciones, en este caso como uno de los integrantes de los Cavaliers que dieron la vuelta a un 0-2 ante los Warriors en 2016. Esta es solo una de las cuatro ocasiones en las que un equipo ha logrado revertir dicho marcador en las Finales, mientras que en las 31 ocasiones restantes quien arrancó ganando los dos primeros partidos acabó llevándose el anillo.

Los otros tres equipos que completaron la hazaña fueron los Blazers en 1977 ( 4-2 ante los 76ers), los Celtics en 1969 (4-3 ante los Lakers) y los propios Heat en 2006, año de su primer anillo. Miami tiene por tanto algo a lo que aferrarse, aunque sea poco. Eso sí, tienen que levantarse ya o será demasiado tarde.

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.