LeBron James anuncia su regreso a Cleveland Cavaliers

Se acaba uno de los culebrones del mercado NBA. ha anunciado en una entrevista con que volverá a ser miembro de los Cleveland .

“I’m coming home”, son las palabras que copan la portada de la exclusiva de la afamada revista americana. Cuatro años y tres días después de que The Decision se convirtiera en un momento capital de la larga historia de la NBA, James vuelve al equipo que le eligió en el Draft de 2003.

James, cuatro veces MVP de la liga y dos veces campeón de la NBA, se unirá al ilusionante proyecto de los Cavs, quienes contarán con un núcleo de jugadores entre los que se encuentran cuatro números 1 del Draft. Cleveland puede que no parta siendo un súper equipo como lo ha sido Miami estos cuatro últimos años, pero la presencia de , Andrew Wiggins, Anthony Bennett, y puede ser el germen de un equipo dominador.

Por supuesto los Cavaliers tratarán de rodear a James de alguno de los mejores veteranos que deseen incorporarse al equipo, entre los que seguramente vaya a estar .

Día triste en Miami

“Estoy impactado y decepcionado por las noticias de hoy”, escribió en Twitter , propietario de los . “De todos modos nunca olvidaré lo que LeBron nos dio durante cuatro años. Gracias por los recuerdos, King James”.

Los Heat se enfrentan ahora a la complicada tarea de reconstruir un equipo en el que su principal pilar ha dicho que se va y otra de las grandes estrellas puede hacerlo en las próximas. Según todos los indicios, Chris Bosh se comprometerá con Houston Rockets durante el fin de semana.

Alegria en Cleveland

, quien escribió una furibunda carta al poco de que James anunciará hace cuatro años que se iba a Miami –carta borrada de la web de los Cavaliers esta misma semana–, estaba en extasis.

“Bienvenido a casa King James”, escribió en su cuenta personal de Twitter. “Estoy contento por los aficionados y la gente de Cleveland y Ohio. No hay aficionados en el mundo que merezcan más un ganador que ellos…”.

“Me dice mi hijo de ocho años: ‘Papi, ¿esto significa que finalmente me podré poner mi camiseta de LeBron de nuevo?’… Sí, hijo. ¡Sí, hijo!”.

Según ha confirmado el propio Gilbert a Yahoo, él, –agente de James–, Maverick Carter y LeBron, se reunieron durante cuatro horas la pasada semana en Miami para hablar sobre todos los temas pendientes, lo que ha desembocado en el fichaje del alero por su anterior equipo.

Carta de LeBron James

Declaración completa de LeBron James a Lee Jenkins de Sports Illustrated.

Antes de que nadie se preocupara de donde jugaría al baloncesto, yo era un niño del Nordeste de Ohio. Es donde caminé. Es donde corrí. Es donde lloré. Es donde sangré. Tiene un lugar especial en mi corazón. La gente de allí me ha visto crecer. A veces siento que soy su hijo. Su pasión puede superarte. Pero me motiva. Quiero darles esperanza cuando pueda. Quiero inspirarles cuando pueda. Mi relación con el Nordeste de Ohio es mayor que el baloncesto. No me di cuenta hace cuatro años. Me doy cuenta ahora.

¿Os acordais cuando estaba sentado ahí en el Boys & Girls Club en 2010? Estaba pensando, ‘esto es muy duro’. Podía sentirlo. Estaba dejando algo que pasé mucho tiempo creándolo. Si tuviera que volver a hacer todo ahora, obviamente haría las cosas diferente, pero aún así me hubiera ido. Miami, para mí, ha sido como la universidad para otros chavales. Estos cuatros años me han ayudado a crecer en lo que soy. Me convertí en mejor jugador y mejor hombre. He aprendido de una franquicia que ha estado donde quería ir. Siempre pensaré en Miami como mi segunda casa. Sin las experiencias que tuve allí, no sería capaz de hacer lo que estoy haciendo hoy.

Me fui a Miami por D-Wade y CB (Chris Bosh). Hicimos sacrificios para mantener a UD (Udonis Haslem). Me encantó ser un hermano mayor para Rio. Creí que podríamos hacer algo mágico si estábamos juntos. ¡Y es exactamente lo que hicimos! La parte más dura de irme es lo que construí con ellos. He hablado con algunos y hablaré con otros. Nunca cambiará en cuanto a lo que hemos conseguido. Somos hermanos de por vida. También quiero agradecer a Micky Arison y a por darme cuatro años increíbles.

Estoy haciendo esto porque es una oportunidad para expresarme sin ser interrumpido. No quiero que nadie piense: ‘El y no se llevaban bien… Él y Riles no congeniaron… Los Heat no podían hacer un buen equipo’. Eso no es cierto para nada.

No voy a celebrar una conferencia de prensa o una fiesta. Después de esto es momento de trabajar.

Cuando dejé Cleveland, tenía una misión. Estaba buscando campeonatos y hemos ganado dos. Pero Miami ya conocía esa sensación. Nuestra ciudad no la ha tenido en mucho, mucho, mucho tiempo. Mi meta aún es ganar todos los títulos posibles, no hay duda. Pero lo que es más importante para mí es devolver un trofeo al Nordeste de Ohio.

Siempre creí que volvería a Cleveland y finalizaría mi carrera allí. Simplemente no sabía cuando. Después de la temporada, el periodo de agencia libre ni siquiera fue para pensar. Pero tengo dos hijos y mi mujer, Savannah, está embarazada de una niña. Empecé a pensar lo que significaría hacer crecer a mi familia en mi ciudad. Miré a los otros equipos, pero no me iba a ir de Miami a otro sitio excepto Cleveland. Cuánto más tiempo pasaba, más pensaba que estaba acertando. Esto es lo que me hace feliz.

Para hacer el cambio necesitaba el apoyo de mi mujer y mi madre, lo que puede ser muy difícil. La carta de Dan Gilbert, los abucheos de los fans de Cleveland, las camisetas quemadas… ver todo eso fue duro para ellas. Mis emociones estaban más mezcladas. Era difícil decir, ‘ok, no quiero volver a tratar con esta gente de nuevo’. Pero entonces empiezas a pensar como la otra parte. ¿Qué pasaría si yo fuera un chaval que me fijara en un atleta, y ese atleta me hiciera mejorar en mi vida y de repente se marchara? ¿Cómo reaccionaría? Me he encontrado con Dan, cara a cara, hombre a hombre. Hemos hablado de ello. Todo el mundo comete errores. Yo he cometido errores también. ¿Quién soy yo para juzgar a nadie?

No estoy prometiendo un campeoanto. Sé lo duro que es conseguirlo. No estamos listos ahora mismo. Ni de lejos. Por supuesto, quiero ganar el próximo año, pero soy realista. Será un proceso duro, mucho más largo que en 2010. Mi paciencia se pondrá a prueba. Lo sé. Voy a estar en una situación con un equipo joven y un nuevo entrenador. Seré el viejo. Pero me encanta la idea de juntar a un grupo y ayudarles a llegar a un lugar que no sabían al que podían llegar. Me veo a mí mismo como un mentor ahora y estoy deseando liderar a estos chicos tan talentosos. Creo que puedo ayudar a Kyrie Irving a convertirse en uno de los mejores bases de la liga. Creo que puedo elevar a Tristan Thompson y Dion Waiters. Y no puedo esperar a reunirme con Anderson Varejao, uno de mis compañeros favoritos.

Pero esto no se trata de la plantilla o de la organización. Creo que aquí mi presencia va más allá del baloncesto. Tengo la responsabilidad de liderar, en varios aspectos, y me lo tomo muy seriamente. Mi presencia puede marcar una diferencia en Miami, pero que creo que puede serlo más de donde vengo. Quiero niños del Nordeste de Ohio, como los cientos de tercer año de Akron a los que ayudo a través de mi fundación, a darse cuenta de que no hay mejor sitio para crecer. Puede que algunos de ellos vuelvan a casa después de la universidad y empiecen una familia o abran un negocio. Eso me hará sonreir. Nuestra comunidad, que ha sufrido tanto, necesita todo el talento posible.

En el Nordeste de Ohio, nada es regalado. Todo se gana. Trabajas para tener lo que tienes.

Estoy listo para aceptar el reto. Vuelvo a casa.