LeBron James decide en la prórroga y Kemba Walker acaba lesionado

Charlotte 96 – Miami 104



Sudaron y mucho los Miami Heat para vencer en su visita a los Charlotte Bobcats, tanto es así que fueron a remolque en el marcador hasta el último cuarto y que necesitaron una prórroga para acabar ganando. La victoria, más allá de ser importante para seguir a la estela de los Indiana Pacers, supuso además la 15ª consecutiva ante los de Carolina del Norte, igualando así la mayor racha de la liga que comparten ahora con los San Antonio Spurs, que ostentan la misma marca ante los Washington Wizards.

A nivel personal, volvió a ser el líder de los de Florida con 34 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias, en una noche en la que se levantó en 25 ocasiones (algo menos de envidia a Kevin Durant). El alero de los Heat se echó al equipo a la espalda al final del último cuarto y en la prórroga (seis puntos) para que su equipo sumase su sexto triunfo en los diez últimos partidos; una victoria que en palabras del propio LeBron era “muy necesaria, ya que teníamos un cierto sentido de urgencia tras una mala racha“. En esa labor de recuperar sensaciones le acompañaron con 25 puntos y 7 rebotes y Ray Allen con 12 puntos y 9 rebotes, la veterana estrella jugó 40 minutos ante una nueva ausencia de Dwyane Wade.

Esguince de
Pese a los esfuerzos de los Heat, lo cierto es que el partido estuvo dominado en gran medida por su rival, que si bien no lograba grandes diferencias, sí que mantenía a raya a los actuales campeones. demostró seguir en forma con 22 puntos y 14 rebotes, y otros cuatro jugadores: Jason McRoberts, Gerald Henderson, Ramon Sessions y Anthony Tolliver hicieron 10 puntos o más. Sin embargo, cuando todo parecía ir por buen camino y dominando el marcador por 64-57, una penetración de Kemba Walker acabó con un esguince en el tobillo izquierdo del mismo obligándole a abandonar el partido. “Se le hará una resonancia pero parece claro que estará fuera algún tiempo”, señaló Steve Clifford, entrenador jefe de los Bobcats tras el partido.

La lesión de su director de orquesta no impidió a los Bobcats forzar la prórroga donde finalmente cayeron quedándose ahora a un partido de la octava plaza de la Conferencia Este. Los Heat por su parte volvieron a hacer gala de lo importante que es para ellos la defensa, no en vano tienen un récord de 24-1 cuando dejan a su rival por debajo de los 100 puntos.