LeBron James: “El traspaso de Kyrie, el principio del fin”

hizo lo que pudo y más para que los Cleveland campeones no se desintegrasen. No solo estrictamente en la cacha. Cuando el ’23’ se enteró (retrocedamos, verano de 2017) de que iba a ser traspasado a Boston Celtics tras su sonora rebeldía, llamó inmediatamente a Koby Altman, recién nombrado general manager, para que no firmase dicha operación bajo ningún concepto. Tenían que quedarse con Irving y en ningún caso traspasarlo a Boston, rival directo en la última temporada.

Aquella sucesión de acontecimientos (pasados y aparentemente enterrados) han vuelto a casar con la actualidad a raíz de un artículo del periodista Joe Vardon en The Athletic. En la pieza de Vardon se asegura que, de acuerdo a cuatro fuentes diferentes con conocimiento de los hechos, Koby Altman le dijo a James que no traspasaría a Kyrie Irving.

Pero momentos más tarde el trato parecía definitivo y el equipo campeón de 2016 empezó a desintegrarse. No había vuelta atrás e Irving ya estaba camino de los Celtics.

James no lo consideró una traición por parte de Altman, que recientemente había llegado al cargo después de la no renovación de David Griffin, antiguo GM del equipo de Ohio. Por cierto, Griffin no continuó como comandante de los Cavaliers por diferencias (e interferencias) con el dueño de la franquicia, Dan Gilbert.

Precisamente fue Gilbert, según la visión de los hechos de LeBron, uno de los responsables de que Kyrie fuera traspasado cuando lo mejor para la franquicia era no hacerlo. Al menos en ese momento.

“Te das cuenta en algún momento que no hay nada por lo que culpar a Koby, él no era el único que estaba dirigiendo la franquicia, como ya le había pasado a David Griffin, y eso fue por lo que se dejó ir a Griff”, pudo compartir LeBron James, en una entrevista para The Athletic.

Recordemos que Gilbert es célebre por su fama de propietario que decide tomar parte en las decisiones importantes (la mayoría) de Cleveland y no aflojar la cuerda cuando se dirime el futuro de la entidad.

“Todo el mundo sabe que cuando traspasamos a Kyrie fue el principio del fin de todo. No es un secreto”, pudo admitir LeBron James a The Athletic.

Los Cavs se desmoronaron

Ni es secreto para James ni para nadie, pero sí es noticia que el ahora jugador de los Lakers admita los hechos de manera tan abierta.

Kyrie Irving salió de los Cavs y eso se considera el fin del equipo que pudo plantar cara a los Golden State Warriors. Una temporada más tarde, los Cavaliers post Kyrie Irving no fueron rival para el equipo de la Bahía, que arrasó 4-0 en las últimas Finales de la NBA. Tampoco habían rendido a un nivel excelente en temporada regular, cuando fueron cuartos en el Este (récord de 50-32).

El artículo de The Athletic revela también que en la etapa de rebeldía de Kyrie Irving en los Cavs el base amenazó con operarse de la rodilla (intervención que estaba procrastinando) para perderse toda la temporada y no jugar un solo partido si no era traspasado. Meses más tarde sí pasó por el quirófano y se perdió el final de temporada en Boston.

Qué hubiera sido de aquellos Cavs si Irving no hubiera salido rumbo a Boston es ahora pura especulación; pero sí hay unanimidad en que la pataleta de Kyrie fue una enfermedad degenerativa de la que el equipo no logró recuperarse. Irving decidió que su etapa en Cleveland había terminado porque no deseaba seguir jugando al lado de James, quería forjar su propio camino. Y así lo está haciendo ahora en los Celtics.