LeBron James no pudo seguir jugando ante los Thunder tras un fuerte golpe de Ibaka

no pudo terminar el partido disputado entre Miami y Oklahoma City debido a un golpe recibido por parte de . James se quedó en el suelo sangrando y posteriormente abandonó la cancha para no volver.

James, quien había anotado 33 puntos hasta ese momento, fue golpeado en dos ocasiones por Ibaka cuando el jugador de los Thunder trataba de impedir su entrada a canasta.

Los Heat descartaron que James sufriera una conmoción cerebral tras realizarle una prueba específica, aunque no se descartó que se hubiera producido una fractura en la nariz a la espera de ser sometido a una radiografía.

confirmó que James será evaluado nuevamente cuando el equipo vuelva a Miami.